lunes, octubre 30, 2006

Un pegaso para Dylan

Ahora que Dylan, hermano menor de Mateo Holcombe Mustaros, entra a escena, he pedido permiso a sus padres para publicar aquí dos de sus primeras fotografías, extraordinarias imágenes que nos arrugan el corazón de ternura… y nos provocan las ganas de comer niño.

Pensaba acompañar las fotografías con un poema de Dylan Thomas, pero el autor de Under milk wood (un bellísimo concierto para voces, muy cercano a Harold Pinter) no es precisamente el invitado más oportuno, y tampoco lo es Bob Dylan, el santo patrono del recién nacido, aunque no faltarán los parientes y los amigos originales que retaquen a la familia de discos y libros del poeta de Minessota.

Creo que no conviene caer en lugares comunes ni en conductas pavlovianas. Dylan huele a leche y a paraíso, y su oídos todavía quieren escuchar el roce de las nubes y el corazón de su madre. ¡Mantengamos esa paz a su alrededor!

Ya tendrá tiempo Dylan, durante toda su adolescencia, de escuchar The Freewheelin' Bob Dylan hasta hartar a sus padres. Ya tendrá tiempo de asaltar el librero de su hermano para azotarse con algún poeta amargo. Por ahora...

Elijo a Rubén Darío, poeta de la vida y de la esperanza, poeta que asume la modernidad como el encuentro de pasado y futuro en un presente perpetuo en el que la humanidad crece hacia sus afueras y hacia sus adentros.

¡Vaya para Dylan este canto de bienvenida!



Pegaso


Cuando iba yo a montar ese caballo rudo
y tembloroso, dije ¡La vida es pura y bella!
Entre sus cejas vivas vi brillar una estrella.
El cielo estaba azul y yo estaba desnudo.

Sobre mi frente Apolo hizo brillar su escudo
y de Belerofonte logré seguir la huella.
Toda cima es ilustre si Pegaso la sella,
y yo, fuerte, he subido donde Pegaso pudo.

¡Yo soy el caballero de la humana energía,
yo soy el que presenta su cabeza triunfante
coronada con el laurel del Rey del día;

domador del corcel de cascos de diamante,
voy en un gran volar, con la aurora por guía,
adelante en el vasto azur, siempre adelante!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas GRACIAS Agustin,

Tus palabras le dan aliento y una gran sonrisa a unos muy desvelados pero felices padres. Te mandamos un gran abrazo y esperamos con ansias que publiques tu libro.

Jaime y Gaby

Anónimo dijo...

Muchas GRACIAS Agustin,

Tus palabras le dan aliento y una gran sonrisa a unos muy desvelados pero felices padres. Te mandamos un gran abrazo y esperamos con ansias que publiques tu libro.

Jaime y Gaby

Anónimo dijo...

Gracias Agustín, este pequeño y hermoso escrito me hace sentir aún más que nueve meses valieron la pena y que hay que enseñarle tantas y tantas cosas, entre otras la poesía... (suspiros)
Un beso y un abrazo,
Gabriela

Anónimo dijo...

Gracias Agustín, este pequeño y hermoso escrito me hace sentir aún más que nueve meses valieron la pena y que hay que enseñarle tantas y tantas cosas, entre otras la poesía... (suspiros)
Un beso y un abrazo,
Gabriela

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Jaime y Gaby:

Quienes han visto ya la fotografía de Dylan solicitan la receta para hacer bebés tan hermosos.

Un abrazo. Ustedes pasen estas noches en vela. Yo duermo en su nombre.