sábado, septiembre 30, 2006

A la pesca de Specter

Sábado 30 de septiembre

Hago labor periodística y llamo por teléfono a Octavio Herrero, guitarrista de Las Señoritas de Aviñón, para hacerle dos preguntas. En esos momentos, a las cuatro de la tarde, se encuentra en el Che Gaucho, comiendo con Lalo Serrrano, Dave Specter, Jaime Holcombe y miembros de Vieja Estación. Mis preguntas son sencillas: ¿Cuál es la importancia de Specter en el blues? y ¿Cuál es la importancia de su visita a México?
Octavio me responde con sencillez: Mira, Dave es un músico que conoce extraordinariamente los códigos del blues, pero este conocimiento no es estático sino que, con un dinamismo que se agradece y con una originalidad evidente, él está proponiendo nuevas formas de decir, nuevas maneras de retomar una música ya centenaria. Dave es fuente de lenguaje, y en su guitarra hay historia, por supuesto, pero al mismo tiempo hay vida. Esto es muy importante, Agus: el blues de Dave Specter es un organismo vivo, ya lo comprobaste anoche, ¿verdad? En estos tiempos en que resulta muy difícil hallar dentro de su propia generación aportaciones significativas, Dave Specter viene a ser un momento importante en la historia del blues. En cuanto a la trascendencia de su visita, sólo puedo comentar sobre mi experiencia personal. ¡Tengo casi siete años escuchándolo, estudiándolo, asumiendo su música! Entenderás, entonces, que para mí es tan importante como si Chuck Berry llegara a darte unas cuantas lecciones de rocanrol. De ese tamaño, Agus, de ese tamaño.
Viernes 29 de septiembre

Como a la mera hora el jueves no asistí a la primera noche de Dave Specter en Ruta 61 (y me cuentan que fue una buena velada), me aparecí el viernes, dispuesto a no salir del Hoochie Coochie Bar hasta agotar existencias. Entonces, tuvimos los presentes doble función, dos películas por el precio de una: Las Señoritas de Specter y El Increible Espectro en una Vieja Estación.
¿Qué puedo decir a mis tres pacientes lectores? Lugares comunes pero necesarios: una noche sin par, una noche donde todos y cada uno de los músicos entregaron lo mejor de sí.

Para fortuna nuestra, Ruta 61 contó con dos bandas, las de casa, que supieron sacarle a Dave Specter todas sus virtudes (y si hubo defectos, yo no me di cuenta). Además, para alegrarme la noche, estuvo presente Cecilia García-Robles, mi terapeuta de cabecera, mi amiga, mi más dura crítica.

Tengo en mi cuaderno de notas algunas frases de Dave que quisiera compartir con mis tres adormilados lectores.

1. Dave muestra a Octavio Herrero y a Jaime Holcombe una figura en la guitarra (una armonía, un solo o no sé qué), que termina con la consigna más esclarecedora: Just blues, man!

2. Al tomar y observar la hermosa guitarra de Jaime Holcombe, Dave advierte: Big neck!

3. En cuanto a las maneras de compartir una pieza dos guitarristas: I take the high road, you take the low road.
4. Sobre su manera personal de hacer música: I choose the cool style. I can play more agresive, but I prefer the cool style.

5. Después de escuchar a Octavio Herrero tocar una pieza en particular: You play that like West Montgomery.

6. Sobre la música en general: New doors are always opening and opening and opening.

7. Sobre los valores de la orquesta: Las bandas deben tocar como un solo hombre... y mantenerse juntos hasta el final.
En resumen, la estatura musical de Dave Specter coincide con su talla física:
para conocerlo y disfrutarlo, hay que mirar hacia arriba.

1 comentario:

Tlacuiloco dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.