miércoles, septiembre 06, 2006

Los amigos son los amigos

Aquí tenemos a Ignacio Espósito, tomado desde un ángulo difícil. Vaya ésta y tres fotografías más del baterista de Vieja Estación como abrazo adelantado, ya que el sábado 9 de septiembre es su aniversario.

Al mismo tiempo, miles de besos a Cecilia García-Robles, pues ella cumple años un día antes,
el viernes 8 de septiembre.


De Cecilia y de Nacho hablaré en la dos próximas entregas.

Esta vez, en cambio, necesito referirme a otro amigo.

Fue en 2004 cuando conocí a Toufic Hanono.

Poco no hemos visto desde entonces. Pero en cada una de las ocasiones en que hemos coincidido, la vida nos ha regalado gozos y excesos: ora en una isla de hombres libres, ora en una isla de envidias, ora en una isla de blues, es decir, en Ruta 61, el pasado viernes 1 de septiembre, cuando nos encontramos en la celebración del enésimo cumpleaños de Octavio Herrero, nuestro amigo mutuo.

Me senté en la mesa de Toufic un rato, y brindamos con whisky durante dos canciones. Ya luego, a las dos o tres de la mañana, nos despedimos en medio de ese conciliábulo internacional en el que se ha convertido el Hoochie Coochie Bar: argentinos, franceses, uruguayos, chilenos, cubanos, mexicanos, indios, polacos (como Stanislaw Racsynsky, quien ejecuta vientos y teclados dentro de Las Señoritas de Aviñón –bueno, perdón, la preposición correcta es con), guasingetones, chilenos, ingleses, alemanes… y una española de belleza superlativa con la que esa noche terminé bailando al ritmo de Grateful Dead (gracias a la maestría de cinco bonaerenses y a la hermosa interpretación de Franklin's Tower en la voz de Ignacio Espósito).

El nombre de Toufic me gusta, porque recuerdo mis edades tempranas: en televisión (blanco y negro) pasaban Estrellas Infantiles, programa de concurso para niños conducido por Pepe Ruiz Vélez. Los escuincles participantes se llevaban siempre una enorme bolsa de Chiclosos Toficos, incluso las pequeñas niñas que se atrevían a bailar Can-Can (en esos momentos, mi mamá apagaba la televisión, sin saber que para un niño de 7 años basta un instante de esplendor para volverlo eterno).

En fin, que Toufic me envió hace unos minutos un mensaje. Y sus palabras me hicieron meditar acerca de las grietas que yo mismo he abierto con la gente que me quiere, sólo por andar expresando mi postura política.

Ahora, con las palabras de Toufic, aprendo algo nuevo en la vida: el amor exige respeto a los pensamientos del otro.

Así que ya estuvo bien: yo acepto que mis amigos estén contentos porque el Tribunal Etcétera ha señalado quién es el presidente de la República, y mis amigos aceptan que yo no lo reconozco, como tampoco reconoceré -nunca de los nuncas- al pontífice católico como representante de Cristo. Menos aun admitiré como verdadera a la iglesia que dirige el heredero de un imperio de asesinos y falsarios. La única iglesia de Jesucristo es la que formamos todos los seres humanos, no una banda de misóginos que se atavían como si fuesen la nobleza más antigua.

Advierto, sin embargo, que soy un ser contradictorio y que uno de los lemas que hoy mismo adopté como mío -a la hora de la comida, con vino tinto español, con pasta al pesto y con la compañía de un sueño hecho mujer- es Nunca digas de esta agua no beberé. Así que no se sorprendan si luego acepto a la Iglesia Católica, Apostólica y Romana como la autorizada para darme bendiciones de índole varia. Digo, a fin de cuentas, algunos sacerdotes católicos son buenos maestros de ceremonias.

Pero en cuanto al presidente electo, amigos, denme el gusto de no reconocerlo.

¡Vivamos así los próximos seis años! Digo, tengo muchos amigos que creen en Dios y no se molestan por el hecho de que yo me asumo como el Verbo Encarnado.

En resumen, vivamos en santas pascuas.

Transcribo, entonces, la carta de Toufic, por su profundo sentido de conciliación y la búsqueda de concordancias.

¿Cómo estas? Espero que todo bien como siempre.


Al visitar la pagina de Ruta 61, en busca de fechas para darme una vuelta con varios amigos y ver a las Señoritas, descubrí tu blog, así que me puse a leer varias de tus ultimas contribuciones.


Tengo que decirte que entre más cosas tuyas he leído, más me va gustando el estilo que tienes de escribir, así como las perspectivas de la vida a las que te refieres. Y aunque, como imaginarás, no comparto algunas de esas ideas (principalmente acerca de AMLO y el PRD), siempre he pensado que escuchando la forma de pensar de los demás es mas fácil tener una mente mas abierta y descubrir más encantos de la vida, que siempre han estado ahí pero que tenemos que ir descubriendo al quitarnos la capa de vendas que tenemos frente a nuestros ojos.

En fin, además de una honesta y muy dispersa felicitación por tu blog (y por la chica con la que bailabas la semana pasada, ¡MUY GUAPA!); solo quería saludarte.

Por cierto, si disfrutas tanto escribir tu blog como quiero suponer, te recomendaría que también crearas un Podcast personal o del Ruta 61. Hay uno de blues que se llama Indiefeed: Blues, que me encanta. Lo puedes encontrar abriendo el iTunes de tu Mac, buscándolo en el music store en la seccion de podcasts. Te digo que seria bueno hacer uno para el bar: una canción por semana que vaya a parar a internet. Además, estando en una agencia sería relativamente fácil producir uno, ya sea de puro audio o video (sólo necesitas una Mac).

Finalmente me despido, esperando no formar parte de la fila de aquellos que te bloquean el alma: habemos muchos atrapados entre dos fuegos, los que piensan diferente y aquellos en quienes no confiamos.

Pero amigos todos, al fin y al cabo.

A lo mejor conoces este sitio, pero si no es así creo que te puede gustar: http://www.blurb.com
Tiene un software que te permite editar tu propio libro, y una vez terminado lo mandas a imprimir con ellos, desde una pieza en pasta dura y muy buena calidad. Por el momento solo entregan los libros impresos en Estados Unidos y Canadá; sin embargo, lo utilice para hacer un álbum de fotografías y le pedí a un amigo que vive allá que lo recibiera en su casa y me lo trajera. Quedo aun mejor de lo que pensaba, y es la forma mas facil de "auto-publicar" una obra. Echale un ojo, te va a gustar.

Toufic

Un abrazo, Toufic.

5 comentarios:

Tlacuiloco dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Ícaro dijo...

Yo soy ateo, pero no me molesta que te asumas como el Verbo Encarnado, je, je...

Abrazo mi querido Agus.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

¡Gracias, Ícaro!

Toufic dijo...

¿Viste que sencillo encontrar un tema en el que coincidimos? Claro que coincidir acerca de una postura de rompimiento con la iglesia es mas sencillo para mi, pues no soy catolico (es mas, ni siquiera respeto demasiado la religion que en teoria sigo).

Ademas como te decia, es muy refrescante ver opiniones distintas a las propias pero con argumentos reales y no como los politicos, por eso: Agus para Jefe de Gobierno! (aunque sea por el PRD)

Un abrazo, y gracias por publicar la carta.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

¡Esto se merece un whisky, Toufic!
Ya sabes dónde habremos de encontrarnos: en medio de dos canciones de Las Señoritas de Aviñón.

Democracia ya, Jack Daniel's para todos.