jueves, septiembre 28, 2006

Chuck Berry Fields Forever I

Otro de mis héroes se llama Gerardo Aguilar Sámano, también conocido como Ger, Jerry y Gerhard. Las madres de sus novias se refieren a él como Her Heart, y los suegros lo llaman Her Bar. De cualquier manera y con cualquier nombre, Herr Ardo (es decir, Caballero de Fuego en la Edad Media… o Mr. Hot en tiempos de James Brown) ha logrado rescatar ya dos video clips del Laboratorio de Teatro y Taller de Autoayuda Natalia Bondarchuck: Ayer y Pastel Artaud.

Con la autorización de Ger y para regocijo de las asociaciones psicoanalíticas del mundo, presento en esta entrega (aunque ya lo hace Jerry en su propio blog) el video clip Pastel Artaud, canción que pertenece al álbum Esa viscosa manera de pegarme las ganas.

Lo que puede verse es la versión con play back cometida en los estudios de Canal 11 (IPN) dentro del programa Hoy en la Cultura, que esa noche de 1986 estaba cumpliendo uno o dos años de existencia (a la transmisión en vivo nos invitó personalmente nuestro queridísimo amigo Javier López Aguado, que entonces formaba parte del equipo de producción de dicho programa).

Y si alguien está interesado en saber qué dice la letra de Pastel Artaud, puede acudir al blog de Gerardo Aguilar Tagle, donde mi gemelo precioso ilustra con acierto lo que yo no pude explicar con palabras.

He mostrado a algunas personas tanto el video de Ayer como el de Pastel Artaud, y veinte años después se repiten las mismas reacciones de entonces: la gente ha mirado siempre a Mamá-Z como todos miramos el Soft Shoe Shuffle de Stan Laurel y Oliver Hardy en Way Out West (1937), una de las más hermosas películas de todos los tiempos. Y esta analogía emocional me llena de contento. Espero que Mamá-Z se mantenga en los ámbitos de la comedia y que así sea recordada hasta el final de los tiempos.

¿No es una belleza? ¡Cuántas veces vimos esta película durante nuestra infancia! Mi padre, entonces, lloraba y se ahoga de la risa, hincado al borde de la cama, con esta escena y con otras muchas de El Gordo y el Flaco. Mi padre, Agustín Aguilar Rodríguez, que ahora anda en sus 82. De él heredamos una muy clara estética del humor. Vaya, pues, el soft shoe shuffle en homenaje a Agustín Aguilar Rodríguez, mi único y verdadero ejemplo de vida. Todavía hoy, a mis cincuenta, pienso al verlo: Cuando sea grande, quiero ser como él.

Y ya que estamos en esto, comienzo a transcribir los primeros capítulos de Ganas de ti, libro que aún no termino y que intenta ser la crónica de nuestras incursiones en el rocanrol.

GANAS DE TI

4 comentarios:

Ícaro dijo...

Tómala barbón, esa última parte que confronta a Cage con Wittgestein está súper-densa!!!

Me late!!!

Abrazo Agus.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

¡Ícaro, eres sensacional! El día que se me ocurra publicar este blog en libro, ¿me dejas poner tu mensaje en una de las solapas? Me parece el mejor elogio a mis balbuceos.

Gracias. Un abrazo.

Ghost dijo...

Estimado Maestro:

Buscando tu música me encontré con este blog y recordé las tardes en que Matus y Clemen desaparecían mientras tus relatos me llevaban a Comala en tiempos de la canícula.

Siento reparador después de 14 años decirte nuevamente Gracias.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Ghost, ¿y puedo saber quién eres, quién escribe tan hermosas palabras?