viernes, septiembre 29, 2006

Las Señoritas de Specter

Miércoles 27 de septiembre

Kelly McAvoy, la linda y afable compañera de Dave Specter, intenta concentrarse en su lectura (El Diario de Ana Frank), Raúl de la Rosa, insigne periodista, intenta concentrarse en el diseño de sus proyectos secretos.

José Luis Aguilar Tagle
, capitán de Ruta 61 y orgullo de mi nepotismo, intenta concentrarse en la lista de quienes han apartado mesa para estos días, así como en la lista de inscripción a la Clínica de Guitarra que impartirá el maestro Specter el viernes y el sábado, a partir de las cinco de la tarde.Por otro lado, Jorge Mustaros, cuñado de Jaime Holcombe, y su amigo Paco Granados intentan concentrarse en sus bebidas. Lluvia y Adriana, mujeres del honky bar, intentan concentrarse en la recepción de cervezas. Heriberto, administrador del lugar, intenta concentrarse en la deuda de la Tía Juanita por la comisión de estragos y averías. Paco, proveedor de archivos históricos, intenta concentrarse en evitar que Lalo Serrano lo bese. Octavio Soto, El Charro, intenta concentrarse en sí mismo. Lalo Serrano, dueño de Ruta 61, intenta concentrarse en algo.

Mientras, Dave Specter y Las Señoritas de Aviñón parten de Hide Away y llegan hasta Before you acuse me para convenir en los tonos y en las maneras de hacer blues, y montar entonces uno de los varios capítulos de este fin de semana en Ruta 61.


a) Porque la variedad será la consigna en los tres días, la miscelánea sorprendente, la amalgama de historias y de formas.

b) Porque, a la luz de Saussure, el blues es langue... y cada música una parole exclusiva, íntima, personal.

c) Porque esa variedad de dialectos se dará como diálogo entre músicos mexicanos, argentinos y guasingetones, cada uno de los cuales ha demostrado de mil maneras estar a la altura de las circunstancias.

¿Y si, en lo que llega la noche, aligeramos la vida con una joya de nuestra más remota infancia?

Digo, no siempre fuimos tan exquisitos. Me consta que al menos Octavio Herrero, Gerardo Aguilar Tagle, Javier García y el que esto escribe, experimentamos en nuestra pubertad un fervor peculiar hacia esta banda de Los Ángeles, California. De hecho, el guitarrista de Las Señoritas de Aviñón aún se sabe de memoria el nombre de los cuatro miembros de Los Monkees (el artículo en español siempre será mejor), quienes pusieron de moda bellísimas canciones, como She, Laugh, When loves comes knockin’ at your door, Look out (here comes tomorow) y I’m a believer, de compositores como Neil Diamond y Neil Sedaka, tan repudiados por el ayatola que entonces traíamos dentro (hoy, ese ayatola violento se ha vuelto pontífice católico, que para condenar ya sólo sonríe… o ignora).De cualquier manera, la música sigue siendo una pasión, un remedio, un bálsamo, una respuesta, un fin en sí misma. Por eso, esta noche nos vemos en Ruta 61 para felicitar a Lalo Serrano por su enésimo acierto y para escuchar gozosos el blues de Dave Specter.

4 comentarios:

Tlacuiloco dijo...

A mi se me hace que Javier se sigue peinando en las mañanas a ritmo de "Look out".
Caray, pues ya que nos sacaste al balcón, debo informarles a tu lectores que siempre estuviste enamorado de Marisol y te gustaba escucharla cantar:
Tu eres lo mas lindo de mi vida
Aunque yo no te lo diga
Aunque yo no te lo diga
Si tu no estas no tengo yo alegria
Yo te extraño de noche yo te extraño de día
Yo quisiera que sepas, que nunca quise asi
Que mi vida comienza cuando te conocí.
Tu eres como el sol de la mañana
Que entra por mi ventana
Que entra por mi ventana
Tu eres de mi vida la alegría
Eres el sol de mis noches y la luz de mis días, yea.
Tengo el corazon contento
El corazon contento
Lleno de alegria
Tengo el corazon contento
Desde aquel momento en que llegaste a mi
Le doy gracias a la vida
Y le pido a dios que no me faltes nunca
Yo quisiera que sepas, que nunca quise asi
Que mi vida comienza cuando te conoci.
Tengo el corazon contento
el corazón contento
y lleno de alegría
tengo el corazón contento
Desde aquel momento en que llegaste a mi
Le doy gracias a la vida

El Blues de la Estufa Divina dijo...

¡Ah, Marisol, Marisol, bella entra las bellas! Y esa canción (Tengo el corazón contento) es una de mis favoritas. Por favor, Gerardo, busca en YouTube a Marisol, que tanto se parecía entonces a mi prima Esther... de la que yo estaba enamorado.

Luis David dijo...

Curiosamente, esa canción nunca la escuche con Marisol, sino con el Palito Ortega.

Caraxo, si seguimos ventaneando nuestras debilidades vamos a perder credibilidad.

Yo siempre digo que después de Zappa... el abismo.

un abrazo

El Blues de la Estufa Divina dijo...

¿No te digo, no te digo? Luis, tú eres el viejo de la tribu, lo que digas es ley.