jueves, agosto 03, 2006

Cuando las Piedras hablan...

Va esta entrega dedicada a Luis David Contreras.
Gracias, Luis, por recordarme mis propias palabras
y, así, devolverme la memoria.


Al adherirme a la carta de Carlos Monsiváis, Rolando Cordera, Adolfo Sánchez Rebolledo y Jenaro Villamil, recibí mensajes de aceptación y de acuerdo. Hasta llamadas por teléfono tuve, para decirme que aplaudían mi adhesión.

Una sola piedra puede desmoronar un edificio.
Francisco de Quevedo y Villegas

Ahora, leo a una de mis más grandes heroínas, reconsidero mi adhesión anterior (sin dejar de sentir un gran aprecio por Monsi, Rolando, Adolfo y Jenaro, así como por aquellos amigos que respiraron aliviados al pensar que los marcianos me habían devuelto al mundo de los cuerdos) y me adhiero a la indignación de una gran mujer, doña Rosario Ibarra de Piedra, que ha estado ahí, en la calle, mucho antes que la mayoría de nosotros; y ha estado ahí por razones que van más allá de su digna, dignísima maternidad. Vaya la publicación y mi adhesión a su carta como un homenaje a una de las grandes mujeres de mi país y de mi tiempo. Estoy orgulloso de ser su contemporáneo.

A todos los inconformes con el plantón.


¡Qué barbaridad! A los señores empresarios no les da vergüenza decir que "cifran pérdidas en $435 millones por el primer día del plantón" (La Jornada, martes 1º de agosto).

¿Habrán pensado estos señores y todos los demás caballeros "vehiculares" (por llamarlos de alguna manera) las "pérdidas" de los miles de mexicanos pobres que cruzan la frontera norte del país, en busca de empleo, muchos de los cuales "cifran" la pérdida de sus vidas?

¿Se habrán imaginado siquiera la desesperación de los millones de indígenas que han luchado por justicia desde hace más de 500 años y sólo pueden "cifrar" represión, abandono y miseria en sus vidas?

¿Pensarán unos minutos cuando menos en los miles de desempleados que han convertido al país en un enorme tianguis, porque no encuentran otro modo de ganarse la vida? ¿Adivinarán en cuánto "cifran" su ganancia del día?


Los señores empresarios que se quejan del bloqueo, ellos tan buenos para "cifrar"... ¿querrán algún día "cifrar" las cantidades de niños que mueren por desnutrición, de la gente que muere de enfermedades curables, de los pobres viejos que quizá podrían vivir un poco más en mejores condiciones, cuántos serán?

¿Imaginarán las muertes del 2 de octubre del 68, del 10 de junio del 71; de ferrocarrileros, de maestros, de los asesinados en Acteal, en El Charco, en Aguas Blancas, en El Bosque, en Atenco, de los triquis y los mixes en Oaxaca, de cientos de campesinos en Guerrero y en Puebla...?

¿Se acordarán de la "cifra" de los mineros muertos en Pasta de Conchos? ¿Habrán "cifrado" las injusticias cometidas contra los pobres en todo el país?


¿Habrán pensado estos señores en nosotros, familiares de los desaparecidos políticos?

¿Podrán "cifrar" el dolor que durante tantos años hemos sufrido por la falta de justicia?

No, creo que no, por eso les decimos que para la mayoría de los mexicanos, la justicia está secuestrada, la tienen desaparecida como a nuestros familiares, por eso, nos atrevemos a decirles a los trabajadores que se quejan del plantón y del bloqueo que hagan un pequeño sacrificio por todos los que durante tanto tiempo hemos sufrido injusticia.

Les pedimos que se pongan de nuestro lado, porque bien vale la pena el sacrificio que por corto tiempo harán, para poder ganar la democracia y no seguir viviendo en la hipocresía de un gobierno como el actual.


Comité ¡Eureka!, Rosario Ibarra y Agustín Aguilar Tagle

Nota: El Comité ¡Eureka!, fundado en 1977 para luchar por los derechos de los desaparecidos, perseguidos y presos políticos, recibe su nombre de la expresión de alegría de Arquímedes, quien –después de resolver en su cabeza un conocido problema de física- salió desnudo a las calles de Siracusa para gritar ¡Eureka, Eureka!, que significa ¡Lo encontré, lo encontré!

Jesús Piedra Ibarra, hijo de doña Rosario, desapareció el 18 de abril de 1975. Estaba acusado de pertenecer a la Liga 23 de septiembre.



11 comentarios:

Tlacuiloco dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Tlacuiloco dijo...

La noche de ayer, entre granizo y ron, sentados al rededor de la mesa de la cocina, Agustín nos mostraba el camino del pensamiento y la razón. La platica se quedó a medias, nos fuimos a dormir. El sueño nos aclaró la mente.
Gracias Agustín.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Recuerdo, Gerardo, una cosa que dije, que me gustó y que te pido que no olvides:

-El tiempo termina vengándose de todas las certidumbres.

Entonces, caminemos; pero hagámoslo siempre mirando hacia todos lados.

Neonidas dijo...

Sabrá usted cómo va a estar el asunto el domingo.. Probablemente alguno de nosotros va a estar por allá apoyando....

Tlacuiloco dijo...

Domingo 30 de Julio: regresamos de la marcha, cansados y conentos, pensando que día de la semana podemos unirnos al plantón. Pensandpo tambien que, mientras tanto, debemos llevar comida y cobijas a los que ya se quedaron.
Lunes 31 de Julio: maru y yo leemos la carta de Monsivais.
Me entran mis dudas y Maru me insiste: "No, esto es Rsistencia Civil, es un plantón paifico, nada de subirse a las banquetas"
En la tarde salimos con Alejandra a entregar cobijas, ropa, agua y medicinas en el campamento del Estdo de Guerrero.
Regresamos alegres y con la mente mas clara. Maru me seguia dando razones para apoyar el bloqueo de Reforma.
Martes 1 de Agosto:, durante todo el día, discutimos nuestra posición en relación al Bloqueo.
En la Noche nos fuimos con Elisa Y Gonzalo, a entregar mas cobijas, colchonetas y agua. Aprovechamos para recorrer Reforma, nos encontramos con unos amigos. Nos tomamos un café.
Regresamos totalmente seguros y alegres.
Coincidimos que debemos instalar un campamento a partir del viernes o sabado.
Miercoles 2 de Agosto: Nos levantamos, compro el periodico y me encuentro con la carta de Doña Rosario. Maru me dio un beso.
En la noche, despues del granizo y de una sabrosa platica con Agus, le digo a Maru..."en silencio, pero muy firmes, debemos cumpluir con nuestra obligación. Nuestros hijos esperan eso de nosotros. Maru me da un beso y nos dormimos.
Agustín: Algunas personas necesitamos mas tiempo y mas información para llegar, finalmente, a una desición. Mientras que otras, el corazón les dice, casi de inmediato que es lo que esta bien y que es lo que esta mal.

El Blues de la Estufa Divina dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
El Blues de la Estufa Divina dijo...

¡Totalmente de acuerdo, Gerardo! La rapidez mental no es mi fuerte, y admiro a quienes -de un lado y de otro- tienen siempre una respuesta para todo.

El otro día, Bruce Willis le dijo a James Lipton que su sueño como actor es alcanzar la quietud de Al Pacino. Para explicarse, dijo:

-A diferencia del teatro, el cine trabaja con una cámara que es capaz de acercarse tanto como para que en pantalla sólo se vea uno de tus ojos. ¿Y cómo haces para que tu ojo hable, actúe, transmita emociones verosímiles? ¡Alcanzando la quietud, esa quietud que te permite hablar desde adentro!

(Además de buen músico, tipo sabio el Bruce)

Esto viene a cuento, porque en hablando de lo que hoy vivimos, a veces nos olvidamos que la quietud (no digo el autismo, digo la quietud) acaso nos permita actuar mejor.

En un ensayo de mi propia quietud, escribo lo siguiente: para enfrentarme a abismos, paredes y divisiones, no construyo puentes, no abro ventanas, no derribo aduanas, sino que me esfuerzo por ver la realidad de las cosas y descubrir que no existen los precipicios, los muros ni las fronteras; porque toda dicotomía es una ilusión óptica, una trampa mental (estas conclusiones son mías, pero están inspiradas en el trabajo espiritual por el que me condujo mi querida Cecilia García-Robles).

Ya luego platicamos.
Un beso.

Hilda dijo...

Gracias por pasar y recordar a La Pasionaria. Pero no acepto la comparación. Yo no soy nada. Aquí, con la figura de Rosario Ibarra tienes a otra de las Grandes. Ellas son las Grandes!! Ahí tienes a las mujeres más admirables!
Ya quisiera yo llegarles a los talones y aprender de ellas siquiera un poquito de su infinito valor.

Un abrazo que aprieta con cariño, porque no hay nada como sentir la afinidad de los sentimientos y las convicciones.

Luis David dijo...

Caray Agustín. Gracias por la dedicatoria y por recordarme la fragilidad de mis momentos más seguros.

La ambigüedad de nuestra situación nos abliga a tomar partido rogando a Tláloc no errar tanto el camino.

Aquí estamos y nos vemos el sábado y el domingo. En algún lugar del camino nos hemos de encontrar. Ya nos la debemos.

Un furte abrazo

Colibrí dijo...

no se qué pensar...ahora leyendo esta carta de Rosario Ibarra, poniendo en la mesa la desesperación de los millones de indígenas que han luchado por justicia, las "pérdidas" de los miles de mexicanos pobres que cruzan la frontera norte del país, en busca de empleo...etc etc

y luego leer por aquí y por allá que comparan esta protesta-plantón con atenco, con revoluciones varias..

me da la impresión de que vamos a revolver todo y estaremos aprovechando la oportunidad de revuelta, para vengar nuestras propias luchas internas, de clase, de status (o falta de), resentimientos, estrés de gran ciudad.

¿no se está perdiendo el punto?
sé que es un ejemplo de lucha y que esta vez va mas en serio que muchas otras antes.

pero esta causa no es la misma que otras que se están sumando (aunque las hermane el hecho de estar luchando por un cambio)

y bueno, mi comentario es de buena fe y sale desde mis mas profundas confusiones.

pd. eres tu el de la foto? el "chozno del ahuizote?"

qué buena foto y que escenografía natural tan maravillosa...niños campesinos escolares

es maravillosa

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Creo, Colibrí, que la decisión del Tribunal responde a nuestras dudas, al menos las mías. Lo que sigue, habremos de acordarlo en la asambla de las siete de la noche.

Por otro lado, es cierto: en este movimiento hay la confluencia de mucho resentimiento, de luchas perdidas, de agravios nunca pagados. En mi caso (y sólo hablo por mí), llego a este momento con la sensación de que habremos de seguir adelante, por todos lados, buscando maneras de quitarle el poder a la oligarquía.

¿Suena ingenuo? ¡Pues ya veremos si nos toca o no vivirlo!

Y sí, Colibrí, soy yo, en una comunidad zapatista de Chiapas. Tuve la oportunidad de entrar como representante de UNICEF. Mi visita me sirvió para entender qué es lo que quiero para México.

Un beso.