viernes, abril 14, 2006

Carta a Hugo García Michel

Salió ya el número 13 (abril) de La Mosca, publicación que diriges. Dentro de ella aparece, en las páginas 30 y 31, un reportaje hecho a la mejor banda de rocanrol con que cuenta hoy la Ciudad de México.

No me gustó, Hugo. Definitivamente, no me gustó. Desaprovechaste la oportunidad de hacer un buen trabajo periodístico. ¿Por qué? ¡No sé! Aprecio mucho lo que haces, pero así como el lunes 21 de noviembre del año pasado comenté mi incomodidad por las inconsistencias y la falta de objetividad en la entrevista que le hiciste a Male Rouge en tu número 98, hoy vuelvo a expresarte -con afecto y admiración- mi enojo.

Si con Male te excediste de manera deplorable en tus halagos, ahora, con Vieja Estación, te vas al otro extremo, a no decir esta boca es mía. Parece que hiciste el reportaje con una inmensa flojera y sólo por cumplir con un compromiso: te limitaste a transcribir, casi en crudo, las palabras de cada uno de los miembros, sin composición alguna, sin relieves, sin crítica (a favor o en contra de su trabajo, eso no importa), sin pasión por la música.

¿Qué pasa, Hugo?

Mira el título que pusiste: Por los rumbos de la vieja estación. ¡Miles de veces has escuchado a la banda, miles de veces han dicho sus miembros que el nombre no lleva artículo! ¡La Vieja Estación, por favor, a estas alturas del curso de buena música no puedes cometer un error de ese tamaño! ¿O acaso te gustaría que alguien presentara a tu banda como Esos pechos privilegiados?

Si bien sabías que el nombre de la banda es Vieja Estación, pudiste, en el peor de los casos, elegir el artículo indeterminado: Por los rumbos de una vieja estación.

Pero olvídate de eso, e incluso del casi oxímoron, absolutamente involuntario (me extraña: si eres lector de Juan Ruiz de Alarcón, seguro sientes un respeto semejante por Francisco de Quevedo, maestro de la paradoja y la bella monstruosidad en la unión de conceptos contrarios), y explícame por qué, en vez de exprimir aquí tu conocimiento y manifestar tu punto de vista, preferiste reducir tu intervención a acotaciones distantes (habla, interviene, retoma la palabra, a decir de fulanito, refiere que, dice, comenta, explica).

Para acabarla de amolar, le das tu portada a Kurt Cobain. Yo te insistí, entre broma y veras, que corrieras la aventura de colocar ahí una buena foto de Vieja Estación. Entiendo por qué no lo hiciste: la mercadotecnia manda en estos asuntos, y seguro que muchos de tus consumidores sueltan los treinta pesos con más facilidad si la portada presenta al cantante de Nirvana. ¡Está bien, no te lo critico! Sin embargo –y te lo digo con el corazón en la mano-, bien harías en ser un empresario que corre riesgos, que es capaz de apostar a la construcción de un público, en vez de repetir la fórmula gastada de ser la enésima revista que habla sobre Cobain. ¿Y para qué lo hiciste? ¡Para publicar una aburrida entrevista con un chamaquito de 25 años que habla de su novia y de sus pleitos con un retrasado mental de treinta años (Axl Roses)… ¿Qué diferencia hay, entonces, entre La Mosca y TVNotas?

Si en el número anterior, La Mosca afirmó que Todo perro tiene su día es un disco excelente, ¿por qué no avalar esa afirmación con un reportaje sobre la música de Vieja Estación, entreverado -ahora sí- con la experiencia de sus miembros en la Ciudad de México?

Oye, Hugo, no percibas en mis palabras asomo alguno de desprecio hacia tu trabajo. Al contrario, recibe mi quejumbrosa voz como la de un amigo que te conoce y te reconoce.

Te mando un abrazo.

7 comentarios:

Ernesto Sandoval dijo...

tal vez un poco tarde mi comment, pero hasta ahora leí la segunda parte de lo de poniatowska. reza el lugar común, más vale tarde que nunca. a mí siempre me ha impresionado la frase que unamuno pronunció en esos momentos de incertidumbre y absurdo: "venceréis porque tenéis la fuerza, pero no convenceréis porque no tenéis la razón". creo que es tristemente actual.
un saludo.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Gracias, Ernesto, por tu comentario.

Dog_saveus_from_God dijo...

Hell, sweet Hell.
El hastío se había convertido en constante compañia. Ahora hasta debí aperturar un blog (suena a preservativo) para irrumpir en estas divertidas e ilustrativas estepas. Y no, no es por el vuelo del abejorro, ni por la musicalidad de los nombres; Rimsky Korsakov, Borodin, o algún otro rojillo. Es quiza por el lobo de esas estepas que despertó en el Ruta. Le dije a Monik; -esa cara me es conocida-. Pero no, no supe de donde. La tercera o cuarta vez que volvimos al infierno y quiza por alguna insistente mirada o por el grado eufórico que contagiaba el ambiente, vino tipo, se acercó francamente y amenazador nos disparó directo al rostro; -¿Me permiten una foto?- Quedamos indefensos y el flash nos masacró. -Sí tienen una cuenta de correo se las envio- Sí apresuramos a decir en una sensación contradictoria; el hemidferio cerebral izquierdo, tan comunista como siempre, nos hacía sentirnos aceptados como parte de la famiglia del 61; pero la parte derecha de mis 460 gramos de materia gris insistía: -¿Quién es este wey?-. Para ahuyentar estos racionamientos de dudosa superficialidad pensé; Voy a cambiar el tornamesa de lugar...

Cuando un camarada aficionado a las nocturnas rondas me envió (liguero de por medio) la cláve de ésta cibertaberna, cantina es un término más cachondo, pero permitidme conservar la elegancia, descubrí estos blogs y de inmediato el testoteronéico afán de meterme en terrenos ajenos me invadió, y he que estoy aquí pariendo chayotes, sentado frente al espíritu santo de la estufa, rezando para calmar los ardores propios de la segunda adolescencia, o ¿tercera?
Viendo a Monik y susurrando:-¿'Tons que MamaZ?

¿'Tons que mi reina, a que hora vas por el pan?

Ochenteros recuerdos del Rockotitlan, otros tiempos, otros lugares, la misma seducción de Polimnea y su hermana Euterpe, los mismos primigenios placeres...
Ahora se quien ese wey: el oficiante Agustín Aguilar Tagle.

Salud Maestro!

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Ya me dejaste con la curiosidad. Voy a investigar quién eres. ¡Y voy a encontrar la foto que les tomé! Si es posible, envíame un mail a bastaturostro@gmail.com

Un abrazo, de entrada.

Dog_save_us_from_God dijo...

Vale!
007axel@tutopia.com

Hay una pista anterior en tu post del Jueves 6 de abril (segunda parte)

Hasta pronto!

norma dijo...

Hola, acabo de leer la carta ke le hiciste a Hugo, se me hace muy interesante, yo al igual que tu soy una lectora moscosa algo antaña - alrededor de 9 años- y al igual que tu la mosca se me hace una revista muy poca madre, pero de repe si tiene unos resbalones ke no mames!!!!!!....chido por tu comentario, en hora buena.
saludos.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Gracias, Norma, por tu comentario. Fíjate que hoy no puedo ser objetivo con Hugo. En el último número de La Mosca, el líder de Los Pechos Privilegiados tuvo el hermoso gesto de publicar una nota sobre la muerte de Gerardo María Aguilar Tagle, mi hermano gemelo. Sin embargo y a pesar de mi subjetividad, precisamente por aprecio y agradecimiento, trataré siempre de ser crítico de sus trabajos y de sus proyectos.