viernes, julio 21, 2006

Esa viscosa manera de colocar una placa...

El legendario laboratorio de teatro Mamá-Z –que fue, además, taller de autoayuda antes de la caída del Muro de Berlín-, ha sido invitado a la inauguración de 50X50, Paseo del Rock Mexicano, organizada por la Delegación Cuauhtémoc.

Este paseo ha de ser como el Rock and Roll Hall of Fame, pero en guaraches y con sabor a elote con crema y chile piquín.

Y sucede que algún consejo de sabios decidió que Mamá-Z debe ser reconocido por su contribución al Estudio del Mecanismo Psíquico de los Fenómenos Neuróticos como Resultado del Parricidio en la Etapa Oral.

Muchas gracias.

Quienes participamos de este proyecto (1984-1996), hemos de decir que también compusimos algunas canciones, cuyo fin fue siempre tener entretenidos a nuestros pacientes mientras leían las revistas médicas en la sala de espera.

El homenaje colectivo (quién sabe con qué tipo de gente nos van a juntar) se celebrará este sábado, 22 de julio de 2006, a las 13:00 horas, en el Jardín Ramón López Velarde (Avenida Cuauhtémoc, Orizaba, Huatabampo y Antonio M. Anza), en su extremo norte, frente al Centro Médico Siglo XXI.
Será Virginia Jaramillo Flores, jefa delegacional, quien presidirá esta actividad cultural y nos hará entrega (a nosotros y a una multitud) de un reconocimiento por nuestra aportación a… algo.

Mamá-Z fue Octavio Herrero, Gerardo Aguilar Tagle, Óscar Fernández, Jorge Escalante, José Hernández Prado, Ana Laura Márquez, Óscar Sarquiz, Agustín Aguilar Tagle, Cecilia García-Robles, Paco Barrios, Alejandra Ortiz Canseco y Sabo Romo, entre otros.

El cancionero de Mamá-Z se encuentra contenido en varios álbumes: Mamá-Z (el Disco Rojo), Esa viscosa manera de pegarme las ganas, Mójame el alma entera, Canciones de domingo, No hay guirnaldas de olvido ni flores para el olvido de ti I y II, Las Moscas de Metepec, Las Orquídeas Susurrantes y Episodios Perdidos.
Durante su labor humanitaria, Mamá-Z hizo muy buenos amigos. Entre ellos, Guillermo Briseño, a quien vemos aquí con Gerardo Aguilar Tagle. Ambos son, sin duda, leyendas vivas del bugalú, del rocanrol y de la música a go-go. Atrás, sonriente y de blusa color de rosa, aparece María Eugenia Sámano Valenzuela, que en su mocedad inspiró varias melodías de Mamá-Z, como Morir de amor (Parir chayotes) y M'amor (no me dejes solo).

Al final de sus días, Mamá-Z incluyó en su repertorio un blues compuesto por Octavio Herrero: Magdalena, que todavía hoy puede escucharse en Ruta 61, interpretada por Las Señoritas de Aviñón.

11 comentarios:

Luis David dijo...

Hay un juego de espejos que uno nunca sabe que lo está jugando. Simplemente sucede y cuando pasa ya está y punto.

En un momento del juego uno ya no sabe si lo que se refleja en el espejo es una ilusión o algo relacionado con el ilusionismo. Suele ser una metáfora que se desarrolla en los niveles profundos del inconsciente.

Lo grave de todo esto es cuando, con el paso del tiempo, el jugador se pierde en las imágenes repetidas y no puede reconocer al original. Es decir, quién vé a quién... cuál está dentro y cuál fuera del espejo.

Este complejo problema afecta el alma de los soñadores, los iconoclastas y los seres creativos que deambulan por la calle sin encontrar la puerta de salida hacia la realidad. Pero, y esta pregunta es importante. ¿quién quiere vivir la realidad?

La leyenda cuenta que el juego empezó en los tiempos remotos de la creación del mundo, allá en Teotihuacan, cuando los dioses se reunieron y decidieron probar opciones y echar a perder generaciones y generaciones de seres, hasta llegar a la masa primordial de donde habría de nacer la humanidad actual en el cuarto sol, gracias a la intervención de Quetzlcóatl y su gemelo Xólotl.

A partir de allí se generó el juego de los espejos y cada uno de nosotros sabe que, en alguna parte del universo, debe haber una réplica exacta pero invertida de nosotros mismos. El chiste es encontrarla.

Algunos seres privilegiados tienen el don de nacer junto a su imagen y aquí es dónde la cosa se pone buena, porque todos sabemos que ya uno es mucho, pero dos... Eso requiere de un ángel guardian.

Solo en contadas ocasiones se logran conjuntar las matemáticas del universo para coincidir, en una misma selva, la imagen, la réplica y el ángel.

Esas son las pocas veces en que en el juego existe un ganador, o mejor, dos ganadores.

Mis amigos Gerardo y Agustín son de los privilegiados que alguna vez lograron ganar el juego de los espejos, aunque en la confusión olvidaron quién es cuál.

Yo en lo personal siempre he sospechado que uno de los dos es creación del otro, o que, tal vez, ninguno de los dos existe y todo es parte de la mente calenturienta y creativa de alguna entidad que nos hace creer que lo de los gemelos preciosos es verdad.

En este maremagnum de ilusiones se llegan a dar encuentros o sincronicidades para conjuntar a otros locos sin redención que han de tener una misión en la vida porque, al menos, hacen mucho ruido.

Eso sucedió hace mucho tiempo con un Taller de Teatro Experimental y Grupo de Autoayuda llamado Mama Z.

Si algún día escuchan un llamado desde las nubes, no hagan caso so pena de convertirse en estatuas de sal... es Mama Z que canta desde lo alto en el inconsciente colectivo. Pero no lo crean del todo... es sólo una ilusión producto del juego de los espejos.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Luis David:

(...) cruzas (...) tus palabras (...) para encontrarte con un pedazo (...) al revés.

Miras (...) lo más profundo del bosque (...) un altar a tu mismo corazón (...) te miramos.

Hilda dijo...

Agustín, gracias por la visita!

Mira cómo quedas atrapado entre dos personajes con la misma foto!

No es medio atrapado en el espejo?

Fue un gusto conocerte y lo será más cuando marchemos con la banda!

Saludos!

colibrí dijo...

mira!! yo andaba por esos lugares ese día y por esas horas...solo que yo estaba atrapada en el pabellón cuauhtemoc.

en esta ciudad quien se imagina que de cosas pueden estar pasando al mismo tiempo...

y quien iba a pensar que ahora iba a estar escribiendo en el espacio de un miembro del legendario Mama-z (del que solo me acuerdo haber visto anunciado, y mi memoria temerariamente selectiva, me hace verlos cerca de el haragán, heavy nopal, banda bostik y esos...así que por favor!!!! necesito una copia de un disco de Mama-Z YA, pago lo que sea y como sea (y como sea es COMO SEA...que sea permitido por dios y por el PAN, claro)

quiero cantar Esa viscosa manera de pegarme las ganas, No hay guirnaldas de olvido ni flores para el olvido de ti I y II, Las Moscas de Metepec, Las Orquídeas Susurrantes y Episodios Perdidos.

ya nomás por los títulos, supongo que me van a encantar...=)

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Colibrí:

Nos asocias con lo más fino de la familia, carambas. Pero ellos nunca nos quisieron (decían que éramos muy nacos).

El disco te lo llevo el domingo. Si no me ves, se lo pides al Peje...

Tlacuiloco dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Tlacuiloco dijo...

NOTA IMPORTANTE: (honor a quien honor merece)
LAS Fotos incluidas en este Post (las de la alegre marcha de jodidos, renegados, piojosos, perdedores, huevones, etc..) osn de un gran amigo, Ivan Contreras, hijo legitimo de Luis David (Chito) y nuestra queridisima Gaby. (Luis David es el que aparece atras de mi, de sombrero y barba, con el brazo levantado). Cuando tedas cuenta que estas marchando hombro a hombro con estos personajes, el cansancio desaparece y sabes que la alegría ya llegó.
En la foto con Memo, la chulada de blusa rosa es María Eugenia, mujer a la que no solo amo profundamente, si no que admiro y respeto...es una mujer valiente que me ha acompañado 30 de mi vida, es una renegada, es una mucha pieza.
gracias Agus por permitirme usra este espacio para mis pendejadas.

eldorado dijo...

Esas Orquídeas Susurrantes son una maravilla... ¡Saludos! Gracias x la música.

Anónimo dijo...

Here are some links that I believe will be interested

Anónimo dijo...

Your are Excellent. And so is your site! Keep up the good work. Bookmarked.
»

Anónimo dijo...

Your website has a useful information for beginners like me.
»