domingo, enero 22, 2006

El Charro y sus Moonhowlers

Ya hay más música en la estufa. Esta vez, finísimo lector, puedes disfrutar de Flambé, de Frank Zappa. El origen de esta pieza, contenida en la colección Läther (1996), está en Sleep Dirt (1979), donde aparece como Flambay (de dicho origen hablaremos en otra ocasión).

También he subido Sad as deep as you, de Dave Mason, interpretada por Traffic en 1971 (aparece en Welcome to the Canteen). Escúchala y piensa si no sería maravilloso que Las Señoritas de Aviñón la montaran para esas ocasiones en las que Ruta 61 está despidiendo a los últimos parroquianos y el ambiente se ha distendido tanto que el blues permite ciertas desviaciones. No es difícil pensarlo, considerando que ya tuvimos alguna vez el gusto de escuchar a Jaime cantar The low spark of high heeled boys, hace apenas un año y medio, el domingo 25 de julio de 2004, en el departamento de la Nápoles que entonces ocupaban algunos miembros de Vieja Estación (el cantante de las Señoritas estuvo acompañado esa vez por Santiago Espósito, en la guitarra, y un ensamble de percusiones dirigido por Ignacio Espósito y Julio el Buda). Recuerdo que, luego, al final de una noche de blues en Ruta 61 (aunque no logro precisar el día), los mismos Jaime y Santiago hicieron una versión en el escenario, como para ver si funcionaba. ¡Funcionó! Sin embargo, nunca más volvieron a hacerlo.

A propósito de canciones subidas a la red, te invito a visitar el castpost de Gerardo, mi gemelo precioso, en su blog Tlacuiloco. Dale clic al perrito de RCA y escucha bellezas como Everybody loves a train, con Los Lobos; Spill the wine, con Eric Burdon; y Oh Brother, where art thou?, de la película de los hermanos Coen. ¡Y aprovecha para deleitarte con la más reciente viñeta de Gerardo: Arlequín y Adrómeda!

Otro castpost que no puedes perderte es la Rockola de nuestro amigo Luis David, quien hace su blog desde Tlaxcala (La Página de Contreras). Ahí encontrarás, entre varias cosas espléndidas, a Muddy Waters, Duke Elington, Sony Boy Williamson y Howlin’ Wolf.

El pasado fin de semana comenzó el jueves 19 de enero, con el regreso a Ruta 61 de El Charro y sus Moonhowlers. ¡Una gran banda! Tenemos ya, en el bar, mucha calidad y mucha variedad de donde escoger para cada uno de nuestros gustos y cada una de nuestras exigencias: Las Señoritas de Aviñón, Vieja Estación, Memo Briseño, AKA. Betsy Pecanins, Real de 14, El Charro y sus Moonhowlers. Se anda colando La Delia Negra (nombre inspirado, supongo, en la novela de James Ellroy), cuya juventud promete mucho, siempre y cuando se ponga a trabajar mejor su repertorio, es decir, que se deshaga de lo que de plano no sirve, como esas interpretaciones de rupestres que se quedaron en el peor momento de los ochenta.

El Charro y sus Moonhowlers es una banda liderada por Octavio Soto, cuya guitarra y cuya voz nos dejan un excelente sabor de oído. Para colmo de bienes, Octavio supo elegir con mucho acierto a sus músicos: José Luis Sánchez, de Vieja Estación, en el teclado… y con su remera del Capitán Piluso; Federico Luna, de la banda de Memo Briseño, en la armónica y las sonrisas; el gran Rafael Herrera, de Los Calcetines, en el bajo y la armonía con el cosmos; y un niño –de veras un niño-, se apellida García pero he olvidado su nombre, que cumple como los grandes en la batería (entiendo que es miembro de la Big Band Jazz de México).

La sencillez y la honestidad del Charro, por otra parte, son virtudes que se agradecen y que permiten concentrar nuestra atención en su música.

El Charro comienza su espectáculo con Texas Flood, y lo cierra con To love somebody y Addicted to love, que si bien podrían pensarse como canciones ajenas al Ruta 61 y más cercanas al Celtic's, ambas son ejecutadas con fuerza y mucha calidad. En medio, un exelente repertorio de buen blues.

3 comentarios:

Luis David dijo...

Que gusto que hayas visitado la Rockola. Lo único malo es que 100 megas son muy poco para subir lo que nos gusta. Habrá que renovar el repertorio de tanto en tanto.

He estado visitando la Estufa y veo que ya borraste "Me gusta todo de ti", con Pío Leyva. Nunca la pude escuchar porque se cortaba al inicio. A mí me pasó lo mismo con alguna de las que quise poner y se debía a que el sistema de Castpost no acepta que los archivos lleven signos que no sean letras. Pío está acentuado y por eso no lo reconoce.

Edita el nombre y vuélvelo a subir porque no conozco esa versión y con todo lo que platicaste me quedé picado.

Me uno al dolor por el gran Wilson Picket.

un abrazo
luis david

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Gracias, Luis. Sí, voy a hacer lo que me dices sobre el archivo de Pío Leyva. Te va a encantar.

Tu colección es espléndida, a propósito.

Luis David dijo...

Ahora sí, que diferencia. Muy buena la versión de Pío con toda la sabrosura cubana.

Es un gusto esto de estar blogueando con gente como tú y que compartas tu música. Seguimos en la mira.