domingo, mayo 04, 2008

The North Sea Coyotes en Ruta 61

Renato Márquez, Bruno Deneckere y Luiz Márquez
The North Sea Coyotes / Fotografía de Jo Clauwaert



Desde hace semanas ando con la urgencia de escribir sobre The North Sea Coyotes, deliciosa y fascinante agrupación que reside en la ciudad de Gante (Bélgica) y que se presentará en Ruta 61 los días 8, 9 y 10 de mayo.

¡Es decir, ya!

Fue a principios de este año que me escribió Luiz Márquez, miembro de Los Coyotes, para avisarme de su milagrosa visita. Y digo milagrosa, porque sólo Dios y Lalo Serrano saben cómo es que los parroquianos del bar tenemos la suerte de vivir experiencias de este calibre.

Con la carta, Luiz me envió además parte de su material, es decir, algunas canciones de Bruno Deneckere, que ahora mismo escucho: Diamond, Trumpet man, Blue sky over Nashville y Jenny Last Night, cuatro joyas que me devuelven la fe en el siglo y en la posibilidad de mantener viva la tradición de las buena lírica.

El trío está conformado por el mexicano Luiz Márquez (saxofón y armónica) y su hijo Renato (violín), más el flamenco Bruno Deneckere (voz y autor de la mayoría de las piezas, líder de la extinta banda The Pink Flowers), y su idea se centra en la creación de una atmósfera íntima pero intensa, acústica pero robusta y vigorosa.

No es que no me guste tocar eléctrico
–confiesa Luiz-, pero sucede que el sonido natural ha acabado por convencerme de que en música no es necesaria la estridencia para alcanzar la corpulencia.

De Los Coyotes sólo he escuchado lo que Luiz me envió; pero ya con eso tuve suficiente: entendí que llega a nuestra ciudad un inaudito fenómeno musical con las piezas de un compositor de belleza singular (no sé cómo decirlo: las de Bruno son canciones que uno desea escuchar toda la vida), y que la banda está a la altura de las montañas que durante cuatro años hemos tenido la oportunidad de contemplar en el bar de todos tan querido. Lalo Serrano –dueño de Ruta 61- siempre ha tenido el acierto y la inteligencia de mostrarnos en vivo otras partes del mundo, de construir puentes para que por ellos transite la música hecha con y por amor (y con calidad, por supuesto). Esta vez, el viaducto levantado llega a Bélgica, y a él se han subido tres músicos dispuestos a reproducir en México su magia y su belleza.

The North Sea Coyotes es una amalgama de géneros bien dispuestos, donde el country blues se vuelve acaso la presencia más notable (esta prevalencia no impide, sin embargo, virajes hacia los ritmos latinos y hacia el mismo jazz).

Así es que tendremos una semana de verdadero agasajo, con música bien hecha y ambiente ajeno al mal gusto que campea en nuestra ciudad. Semana, digo, de regalos exquisitos e inolvidables, gracias tanto al trío del Mar del Norte como a nuestras bandas de casa (Vieja Estación y Las Señoritas de Aviñón). Buen comienzo de mayo, no cabe duda, con tres diferentes maneras de pintar en escena los senderos del blues, con tres colectivos que incluso dibujan -cada uno a su manera- bifurcaciones naturales, caminos paralelos, bulevares desconocidos y hasta decididas desviaciones (¡está bien!, todo cabe en una noche sabiéndolo acomodar, siempre y cuando rijan la inteligencia, la calidad, el talento… y una cierta ética estética).

El Triángulo del Placer

Vivamos esta semana la experiencia del Triángulo del Placer: el jueves, a las siete de la noche, vayamos al Che Gaucho (en la calle de Aguascalientes, junto a Bisquets Obregón y frente a la Farmacia San Pablo); dejémonos consentir por los Hermanos Brontese y disfrutemos ahí de un bife de chorizo acompañado de un vaso de vino tinto (el Magallanes es rico y muy barato).
Elisa come en el CHE GAUCHO

Y después de paladear un flan napolitano y un exprés cortado, a eso de las nueve caminemos por Baja California y lleguemos a Ruta 61, solicitemos nuestra bebida predilecta y dispongámonos a escuchar a The North Sea Coyotes.

Y para cerrar la noche, internémonos en la Condesa para llegar al número 9 de Citlaltépetl, entre Ozuluama y Ámsterdam, donde la casa que fuera hasta hace poco sede de Los Caprichos del Emperador –de la bella Renata Zeller- es ahora el Groove, un acogedor bar que Manuel Sekkel e Ignacio Espósito han abierto para solaz nuestro, de nuestros paladares y de nuestros oídos.

El viernes y el sábado puedes repetir este alegre periplo, lector sin llenadero.

Elisa conversa en el GROOVE con Jaime Avilés
y su amigo Pedro acerca de la masonería
y sobre la inminente llegada a Ruta 61 de The North Sea Coyotes.


Si estás, lector, hasta la coronilla de la mala comida, de la mala bebida y de la mala música; si lo que buscas es un remanso donde se encuentren el gozo estético, la serenidad y la alegría, mi recomendación es que entres al Triángulo del Placer (Che Gaucho, Ruta 61 y Groove). Yo sé lo que te digo.
Elisa sale de los andenes del Metro Chilpancingo
para subir a Avenida Baja California
y caminar hacia RUTA 61.


Elisa a las afueras del Metro Chilpancingo,
a cuadra y media de Ruta 61
(lleva la camisa de su padre, José Luis, capitán del bar).

Elisa y Grana`Louise en la oficina de Lalo Serrano,
el pasado jueves 17 de abril.

Horas más tarde, el ángel de la mañana duerme plácidamente,
soñando en The North Sea Coyotes
(tararea dormida Blue sky over Nashville, de Bruno Deneckere)
y con la siguiente aventura
en el Triángulo del Placer.

9 comentarios:

Cazador de Tatuajes dijo...

Agus, ahi nos vemos, apartame un abrazo el Viernes

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Serás recibido con un abrazo y un vaso de whisky.

Victor Castillo dijo...

Ya vi y escuché lo que me perdí, snif, snif. Nos vemos.

Abrazos.

Ale dijo...

¿Agus?, ¿sigues ahí?
Soy Ale Meza, para variar fui alumna tuya en el Montaignac (89-95)...buscaba algo sobre los North Sea Coyotes y me sorprendió no sólo encontrar tu blog y recomendaciones de estos blueseros, sino saber que conociste a Iván Lombardo...larga historia.
¿Qué me toca por 0 faltas de ortografía?

Ale dijo...

¿Agus?, ¿sigues ahí?
Soy Ale Meza, para variar fui alumna tuya en el Montaignac (89-95)...buscaba algo sobre los North Sea Coyotes y me sorprendió no sólo encontrar tu blog y recomendaciones de estos blueseros, sino saber que conociste a Iván Lombardo...larga historia.
¿Qué me toca por 0 faltas de ortografía?

Agus dijo...

Ale, qué gusto. Por supuesto que me acuerdo de ti. Oye, pues sucede que The North Sea Coyotes estarán el jueves y el sábado en Ruta 61 (Baja California, esquina con Nuevo León). Deberías darte una vuelta, y así nos saludamos.

Por tu ortografía, te tocan mil besos.

Ale dijo...

Apenas leo tu mensaje!!, justo ahora que estoy acompañada de un amigo que toca con la Dalia Negra y/o en los palomazos de los miércoles... por supuesto en la Ruta donde a veces me doy una vuelta. Afortunadamente pude ver a los NSC pero en jueves... Cuándo andarás por ahí?

Agus dijo...

Alejandra, mi intención es ir el sábado a escuchar a mi banda favorita (Las Señoritas de Aviñón) y a Betsy Pecanins. Probablemente (si ando de ánimo para soportar pop) vaya a saludar a Male Rouge el jueves. ¿Y tú?

Ale dijo...

Creo que seguro voy el miércoles por aquello del palomazo... Me late el sábado, creo que podré ir, te busco!!... Un abrazo!