sábado, enero 20, 2007

Peaches en Regalía

Hay, para los parroquianos de Ruta 61, regalías, privilegios, gracias que se nos conceden por el simple hecho de llegar al lugar y vivir la noche como Dios manda (entregados al gozo mismo de la vida).

La mayor de esas regalías es la música.

Y vaya que la música ha estado presente en Ruta 61. En una misma noche, Peaches nos ha entregado su blues, salpicado de rocanrol, regaee y zydeco (y la evocación de Lousiana sirve para reafirmar lo que ya habían dicho en noviembre Zora Young y Shirley Johnson, y que ahora repite este sabroso melocotón hecho mujer: se escribe New Orleans, pero se pronuncia Now Orleans).
Quién sabe en qué sentido utiliza Frank Zappa la frase que da nombre a una de sus piezas más representativas y más hermosas; pero ahora y para quienes hemos pasado las noches recientes en el Hoochie Coochie Bar, la Madre de todas las Regalías ha sido Peaches Staten, una mujer de belleza inefable y voz divina.

Pero ya que no me he repuesto de tanto placer (y porque la fiesta aún no termina), vayan estos párrafos en calidad de lacrimosa despedida a Peaches, que esta noche da su tercer y último concierto en Ruta 61, acompañada de los irrepetibles miembros de Vieja Estación. Y dejo de escribir, porque ya me urge llegar al bar y deleitarme otra vez con Mighty Gumbo, Mojo Boogie, Fever, Can´t you see, Hole in the wall... y todo el repertorio de este ángel exquisito, quien, no conforme con curarnos el alma con su blues, ejerce la medicina (como fisico-terapeuta) en un hospital de Chicago.

¡Gracias Doctora Durazno, necesitábamos su atención!

Peaches Staten envuelta en Ezequiel Lobsang Rampa Espósito

5 comentarios:

Prismatico dijo...

excelente tipo de musica!! me gusta salu2

Maco dijo...

Que placer leer lo que se ha cantado y tocado en el Hoochie Coochie Bar, espero visitarlo un buen dìa de estos saludos, y gracias por ofrecer esta musica tan bella.

un abrazo

Anónimo dijo...

Ya actualiza este blog....no seas güevón.....

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Lalo Serrano, no seas cobarde, da la cara. De cualquier manera, te haré caso.

Dog_save_us_from_God dijo...

Aprovecho el espacio para felicitar a los "ches" de vejestoria estación, accidentalmente los encontré en el canal de la UNAM, ví la parte final de un concierto grabado en 2005. Muy disfrutable, sobre todo la última rola donde el señorito Octavio se escucha maravillosamente incrustado en la banda.

Quizá ademas de los subjetivos adornos a los chicos de casa y a sus extranjeros visitantes, este canal, visitado por ejercitos de mudos y cuadriplejicos, pudiera informarnos de los eventos complementarios.

Y uno mi letra al anonimo; ya actualiza!

Un abrazo.