jueves, junio 26, 2008

Machy Madco en el New Orleans


Fue el miércoles 19 septiembre de 2007 cuando conocí a Machy Madco y a María Mordoj, su compañera, poeta ella y productora de espectáculos. Llegaron a Ruta 61, acompañados de Ángel DMayo (guitarrista argentino) y Javier Corona (baterista mexicano). Esa tarde también llegó al bar el excelente bajista de Chicago Charles Mack, para ensayar con Vieja Estación su espectáculo.

Nueve meses más tarde, llega a mi buzón la feliz noticia de que Machy se presenta en el New Orleans, acompañado de Carmen Gómez (voz), Diego Bascur (teclados) y el espléndido baterista Fernando Alcalde, nuestro querido Foca. Dos mexicanos y dos argentinos reunidos para, sin duda, ofrecernos un espectáculo de música exquisita: temas propios e interpretaciones de Hancock, Miles Davis y Stevie Wonder, entre otros.

Transcribo aquí lo que en noviembre del año pasado publiqué sobre Machy:

Músico impecable, soberano del ritmo y la armonía, con un profundo conocimiento del valor de los silencios y de la pausa repentina, Madco es un músico que de veras sabe timonear, es decir, no es un bajista que se esconde y cubre las apariencias con simples marcas de tiempo, sino alguien que, con la pericia de los sabios, asume el compromiso de llevar a la banda de una orilla a la otra, sin grietas, sin naufragios, sin hacer agua, y aun se da tiempo de recrearse en la melodía, esa bendita conciencia plástica de la música.

No hay pierde el sábado: Elisa Andrea y yo vamos a realizar una gira de locura.

Comenzaremos, a las cuatro de la tarde, en el Che Gaucho de los Hermanos Brontese, en la calle de Aguascalientes, a unos pasos de Insurgentes (una pechuga a la napolitana, para que el bife de chorizo descanse de nosotros); luego, a eso de las ocho, una visita al Groove, para saludar a Manuel Sekkel e Ignacio Espósito, a Ariel (el chef), a Erika (la mesera de cabecera), a Ray (el barman) y a quien se aparezca por el número 9 de Citlaltépetl (entre Ámsterdam y Ozuluama). A las diez de la noche estaremos llegando puntuales al número 1600 de Avenida Revolución, en San Ángel, donde está el New Orleans, para gozar del cuarteto de Machy Madco (ahí podríamos cenar algo sencillo, si es que los meseros del lugar –decadentes, apolillados, malencarados, groseros- no me quitan el apetito). Al final, saludamos a María, a Machy y al Foca, agradecemos el ungüento de su música y corremos de nuevo a La Condesa para escuchar a Pangea o a Claudia de la Concha y Un Perro Andablues, la banda que cierre la noche en Ruta 61 (Baja California 281, entre Nuevo León y Culiacán, a dos cuadras del metro Chilpancingo).

Y a ver cómo le hace Elisa Andrea para llevar a su abuelo a misa a las ocho y media del domingo. Digo, porque dudo que pueda yo levantarme (podría negociar con ella: déjame levantarme a las nueve y media... y te invito a desayunar carnitas en el mercado).

1 comentario:

Oso Figueredo. dijo...

...chas gracias mi amigo!!!
Machy Madco (www.machymadco.com.ar)