sábado, diciembre 22, 2007

Gerardo María Aguilar Tagle

1955-2007
Se va una leyenda del rock 'n roll
¿Cómo le voy a hacer, Gerardo, dime cómo?

Ayer, viernes 21 de diciembre, mi hermano, mi gemelo precioso,
fue elevado al Cielo en cuerpo y alma,
y goza ahora de la plenitud gloriosa de nuestra Madre Luz.

Con Octavio Herrero (1994)
Con el mismo Octavio, durante el mismo concierto
(décimo aniversario de Mamá-Z)
Con Agus, esa misma noche.



En el Laboratorio de Teatro y Taller de Autoayuda Marisa Gristein, una de las sesiones que más éxito tuvo fue Morir de amor (parir chayotes), diseñada y dirigida por Gerardo Aguilar Tagle.

Veinte años después, Gerardo Aguilar Sámano, primogénito del autor, nos entrega un video compuesto con tomas de la presentación del álbum Esa viscosa manera de pegarme las ganas en El Altillo (que estaba donde hoy se encuentra la Panadería Santo Domingo, en Avenida Universidad y Miguel Ángel de Quevedo) y tomas del concierto ofrecido en el Hotel de México (el hoy World Trade Center de nuestra ciudad). En el video, es posible observar la formación original de la banda: Jorge Escalante, Óscar Fernández, Octavio Herrero, Gerardo Aguilar Tagle y -en franca pérdida de la compostura- Agustín Aguilar Tagle.
Si alguno de mis tres lectores no cuenta con conexión de banda ancha a la Internet y está experimentando problemas para visualizar los videos, recomiendo presionar el botón de mute (para no escuchar el audio) y esperar a que el video se descargue por completo antes de intentar visualizarlo. Mientras, puede ir a hacer pipí, besar a la novia, rezar el rosario o prepararse un chubi-dubi.

Ha muerto un artista

El pasado jueves 21 de diciembre, a las cuatro de la madrugada, Gerardo María Aguilar Tagle, guitarrista de la desaparecida banda de culto Mamá-Z, decidió realizar un viaje sin boleto de regreso hacia la eternidad y hacia el interior de los suyos. Muchos recordarán, seguramente, algunas de sus composiciones: Morir de amor (parir chayotes), Ayer, No me dejes solo, Concha y Yo ya no quiero contigo, entre otras. Además de músico, Gerardo fue un dibujante exquisito que dedicó los últimos años a concentrar sus viñetas en una bitácora electrónica (www.gerardomaria.blogspot.com), bajo el seudónimo de Tlacuiloco. No terminó de hacerlo, pero lo que hoy aparece en dicha bitácora es muestra de su gran talento y de su humor irreverente.

Durante los últimos meses, los dolores de Gerardo se volvieron invisibles, inaudibles, inexistentes, a la vez que –oximorones de la vida- muy pero muy presentes. La belleza constante se vuelve invisible. Algo semejante podemos decir del dolor crónico, animal mimético cuya inadvertida pero real presencia define nuestros sentimientos, nuestros pensamientos y nuestras ideas.

Entre las grandes virtudes de Gerardo, se destacan su magnetismo y su capacidad de encantamiento con la gente buena: durante el tiempo de Mamá-Z (los años ochenta), él fue el único miembro del grupo que logró establecer cariñosa amistad con los miembros de otras bandas: el Demex, el Pato y Choluis (Trolebús), Lalo Sax y Pacho Paredes (Maldita Vecindad), Francisco Barrios, el Mastuerzo (Botellita de Jérez), Memo Briseño, Jaime López, Armando Rosas, Rodrigo de Oryazabal, Roberto González, Alfonso André (Las Insólitas Imágenes de Aurora/Caifanes), Fernando Ábrego y José Cruz (Real de 14). Todos guardan de él el recuerdo de un hombre que supo vivir intensamente el movimiento del rock mexicano de los ochenta.

A principios de los setenta, Gerardo recorrió la colonia Roma en busca de un antro pseudo-académico que resistiera su irritante comportamiento (mofarse de los maestros, traer el pelo hasta los hombros, usar pantalones color mamey o rojo carmín, de terciopelo y a la cadera). ¡Y lo encontró! Se inscribió en El Instituto América Latina, donde conoció a un tipo con el que se avino inmediatamente. El entendimiento tuvo razones simples: a ambos les gustaba el rocanrol de los años cincuenta, la música de los sesenta y las cosas pesadas que empezaban a salir en los setenta. Ese tipo se llamaba (y se llama) Octavio Herrero, el actual líder y guitarrista de Las Señoritas de Aviñón. Con él y con otros amigos entrañables (Óscar Fernández, los hermanos Pasapera, Arturo Macías), así como con su compañera de toda la vida, María Eugenia Sámano, pasó la segunda mitad de los setenta y toda la década de los ochenta haciendo música, música y más música. Dos momentos fundamentales de su historia musical fueron Mamá-Z y Las Moscas de Metepec, esta última una banda fantasma creada por Octavio y Gerardo, quien deseaba componer un rocanrol a la altura de sus sueños (es muy probable que en este momento esté logrando ese rocanrol definitivo, pero ya no podremos escucharlo).

Gerardo Aguilar Tagle se fue. Nos dejó canciones hechas con el corazón y dibujos nacidos de una voluntad específica: resumir en unos cuantos trazos su amor a la vida.

A principios del año que viene será lanzado Yo soy la mosca, disco compacto que reunirá las canciones de Gerardo. El disco no saldrá a la venta, y sólo podrá adquirirse –de manera gratuita- a través de Tlacuiloco Records. Pronto habrá informes del lanzamiento.

Y el próximo viernes 18 de enero, el conocido bar de blues Ruta 61 rendirá un homenaje especial a Gerardo Aguilar Tagle, con la participación de dos extraordinarias bandas: Las Señoritas de Aviñón y Vieja Estación, cuyos miembros tuvieron fuertes lazos de fraternidad y cariño con este artista mexicano cuya obra tendrá que ser reconocida algún día.

36 comentarios:

Mariposa dijo...

Ahora sí estoy pariendo chayotes.

ErosGod1 dijo...

Agustín, lamento profundamente lo ocurrido.

Te envio un abrazo solidario.

¿Dónde podremos decirle adios al gran Tlacuilo?

ErosGod1 dijo...

Agustín, lamento profundamente lo ocurrido.

Te envio un abrazo solidario.

¿Dónde podremos decirle adios al gran Tlacuilo?

El Blues de la Estufa Divina dijo...

No se me había ocurrido, Ricardo. Dejame pensar.

Mariposa, Gerardo hizo del hecho de parir chayotes todo un modo de vida. Recuérdalo como un hombre que todos los días se levantó con una afirmación hecha a su amada Marugenia:

-M'amor, tú no te preocupes. Yo veo cómo.

Y Gerardo veía cómo, pero a su mujer y a sus hijos nunca les faltó comida, vestido, techo y educación.
Lo hizo pariendo chayotes. En él se ilustra la conocida definición que hace Brecht de los hombres necesarios: luchó toda la vida, a brazo partido.

elisa dijo...

un silencio cómplice y solidario. un abrazo cariñoso para ti, Agus, y para Marú y sus hijos también.

querríamos despedirnos, pero como Gerardo no se va, tal vez es un tanto ocioso ese deseo. sin embargo, si es que habrá una reunión en su honor, me gustaría compartir el abrazo que nos deja, tan amplio y generoso como su propio corazón.

nosotros... dijo...

Agus: Lamentamos muchisimo tu dolor, nosotros que hemos perdido hijos, parientes y amigos, entendemos todo....un abrazo enorme. Machy Madco y Maria Mordoj.

The Phoenix dijo...

¿Qué decir?

Un abrazo enorme.

Sergio.

Luis David dijo...

Ahora yo también necesito que mi querido Gerardo me diga cómo.

Un abrazo Agus.

gabitosan dijo...

Agustín, me da mucha pena lo ocurrido y te mando un abrazo muy fuerte. Ojalá te vea antes de regresar a Texas para podértelo dar en persona.

Gaby (la esposa de Jaime)

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Elisa, Machy, María, Phoenix, Luis David y Gaby:

Sus palabras suben hasta la dimensión en que se encuentra Gerardo, y lo envuelven. Y él no sabe por qué (porque allá arriba se pierde el entendimiento de lo terrenal), no sabe por qué, pero siente lindo... y sonríe.

Antonio dijo...

No se que decirte, es una noticia lamentable.
Recibe un abrazo solidario y con mucho cariño, y otro para toda la familia Aguilar Tagle.

Anónimo dijo...

Agus, te mando un abrazo y lamentamos lo acontecido.
La Dalia Negra

Zorro Viejo dijo...

Las grandes leyendas del rock lo deben haber recibido con buena musica y un lugar preferencial.

mis respetuosos saludos.
un abrazo con cariño
carli.

Iván dijo...

Pero se quedó con nosotros, en los recuerdos, en la música, en las risas, en las caminatas, en las pláticas, en los abrazos... en mi.

Abrazo fuerte para todos.

Pedro Miguel dijo...

Ay, hermanitos.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Antonio, La Dalia Negra, Pedro Miguel:

Recibo sus abrazos, los convierto en mí y se los doy a Gerardo personalmente, porque hay que decirlo: nuestra gemelidad nos hace indestructibles.

Sonny Boy dijo...

Hace poco menos de dos meses que visito tu blog, siempre esperando encontrar algo nuevo. Es curioso darse cuenta como personas desconocidas y tan alejadas fisicamente puedan tener tantas cosas en comun, gustos y experiencias. por eso regreso cada cuando. Sin embargo este post este nuevo post hubiera preferido que nunca hubiera aparecido. Me conmueve tu amor filial y como tantas otras cosas, comparto la tristeza de la ausencia de un amigo con el que no podremos crear nuevos recuerdos, aunque perduraran por siempre los que vivimos. un abrazo desde Tijuana Mexico

Luis David dijo...

Agus:

Durante algún tiempo nuestro querido Gerardo participó activamente y con un gran sentido del humor en el Foro Dinero de Enrique Galván Ochoa de la Jornada.

Subí una línea en el foro para avisarle a los antiguos amigos de la triste noticia.

Me gustaría que participaras con uno de tus escritos para mantener viva la memoria del gran Tlacuilo.

Un abrazo

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Luis David, Sonny (y todos)...

Yo no sé cómo le van a hacer, pero el 18 de enero quiero a todos en Ruta 61. Si alguien no puede, que mande un mensaje... y los leemos en el escenario.

Yaoteka dijo...

Hola. Al leer "La Jornada" me acabo de enterar del deceso de Gerardo y la noticia me dejó muy triste y pensativo.

Sin duda lo voy a extrañar, porque aunque nunca lo conocí en persona, se convirtió también en un blogger muy querido con cuya postura política, humor y forma de ver la vida siempre me sentí identificado.

No me extraña que tanta gente lo recuerde con cariño porque en verdad era una persona que se percibía sincera, transparente y buena.

Un abrazo para ustedes y mis respetos para Gerardo, que por ahora se nos adelantó.

Colibrí dijo...

el 18 en ruta...hecho

Victor Castillo dijo...

Agustín:

Un abrazo solidario de todo corazón. Sin haberlo conocido en persona, desgraciadamente, Tlacuiloco me dejó pinceladas.

Muchos abrazos.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Yaoteca y Víctor:

Pronto sabrán que se nos fue un genio.

l i l i t h dijo...

Estaba dudosa en hacerte llegar de viva voz lo que siento, pero no sé ni qué siento, sólo sé que nada me impedirá estar en el Ruta el 18.

Mis brazos y mis oídos están para ti en el momento que los necesites.

bl1923 dijo...

Conocí a Gerardo en el foro de Dinero.tv,un gran amigo!!...estoy triste por su pronta partida.
Gerardo,te extrañaremos,
tus amigos foritas.

Blanca Méndez

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Lilith y Blanca, mis besos son de ustedes en este momento.

Beatrice dijo...

ironía...

Cuando aprendí a no creerle a Gerardo todo lo que decía... ahora tengo que creer en su despdedida...

un abrazo Agustín...

Rebeca dijo...

Quedrido Agus, siento mucho,lo que estas pasando tu y tu familia, y desde lo mas profundo de mi corazon les mando un fuerte abrazo, con mucho cariño, se fue tu mitad mi Agus pero estas tu para que todos nos acordemos de Gerardo para que su recuerdo viva siempre, y mientras el viva en ti, nunca morira del todo.

Te quiero muchisimo

Rebeca

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Gracias, Rebeca. Siento el calorcito de tus palabras. Pronto sabrás que no fui yo el único que perdió a un hermano, sino que la humanidad entera se queda sin uno de sus artistas más honestos y lúcidos.

Icaro dijo...

Querido Agus: permite que por mediaciòn tuya, tu gemelo precioso reciba este HASTA SIEMPRE y la mi agradecimiento por haber compartido con nosotros (en Caligramas) unas pinceladas de su talento.

Un abrazo solidario para tì y para toda tu familia.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Me faltaba agradecer las palabras de Zorro Viejo, Iván, Colibrí y Beatrice.

Mis besos.

Minerva Olvera dijo...

Agus:
tengo tiempo queriendo buscarte para saludarte, hoy te encontré aquí y me dió mucha tristeza la noticia de tu hermano, de verdad lo lamento mucho.
Te recuerdo con mucho cariño como mi excelente profe de Literatura de la prepa, hace poco más de 20 años.
Un gran abrazo.
Minerva Olvera

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Gracias por tus palabras, Minerva, porque me ayudan y me alivian.

El dolor no disminuye, pero decidí desde enero transformar ese dolor en vida para mi gemelo precioso. Así es que te comento que estoy haciéndole un disco como tributo y homenaje, con sus canciones.

Y ojalá pudiera verte el 19 de diciembre en Ruta 61, porque pienso hacerle un concierto a un año de su partida.

¡Hace más de veinte años, Minerva! Somos gente del siglo pasado, ¿te das cuenta?

Te mando muchos besos. Mi correo electrónico es bastaturostro@gmail.com
Escríbeme, para que yo te escriba.

lys dijo...

Hola, encontré un comentario en mi blog y al teclear, me salio este blob, en el que he leido que un querido amigo a muerto. Lo siento.

Dice una canción de mi tierra (el sur de España) que ALGO SE MUERE EN EL ALMA CUANDO UN AMIGO SE VA. Yo sé que eso es cierto.

Un beso.

El que me dejó el coment es: BL1923. Gracias.

Anónimo dijo...

Pasaron algunos años para encontrarme con esta ausencia, que sin saberlo ya me perseguía. Yo lo escuché, lo admire, se acomodó a mi lado y desde mi adolescencia fue gurú y guía.
Vayan estas letras a él, en donde esté, seguro nos mira.
@rgonauta

Agus dijo...

Quiero saltar el muro de tu anonimato, Anónimo, y abrazarte. Ayúdame. Por favor, escríbeme a bastaturostro@gmail.com