jueves, junio 29, 2006

¡Sonríe, vamos a sonreír!

Vamos a sufragar cargando prejuicios ancestrales,
resentimientos históricos y odios generacionales…

(Jorge Camil)

He asistido, desde hace treinta años, a todos y cada uno de los cierres de campaña de la izquierda mexicana. Ayer, miércoles, volví a hacerlo… y recordé quién quiero ser, quien creo que soy, quien sueño que soy.

Ahí estábamos todos, o casi todos: los jodidos, los medio jodidos, los abandonados, los desempleados, los poquita cosa, los cansados, los que no sabemos hacer buenos negocios, los chunditos, los nacos, los trasnochados, los que engañamos al estómago con cinco tacos de suadero, los que viajamos en Metro, los que sentimos un nudo en la garganta cuando escuchamos Sólo le pido a Dios, de Leon Gieco…


Sólo le pido a Dios
que el dolor no me sea indiferente,
que la reseca muerte no me encuentre
vacío y solo sin haber hecho lo suficiente.

Sólo le pido a Dios
que lo injusto no me sea indiferente…

Ahí estábamos todos, o casi todos: los que todavía vemos Dimensión Desconocida, los que nos sentimos sucios, ojerosos y mal vestidos, los que vemos los anuncios de coches como si se tratara de platillos voladores, los conservadores, pues. Sí, los conservadores.

Somos los conservadores de una historia en la que creemos, los conservadores de una memoria que no queremos perder, los que aún pensamos que la patria es de todos, hasta de los que no le encontramos sentido a la palabra patria, hasta de los que no nos soportamos ni a nosotros mismos y siempre andamos despotricando contra este pinche país de mierda, a qué horas vamos a ser mejores, porque lo decimos con ese amor con el que le decimos a la mujer amada o al hombre amado ¡cómo te odio, mi amor!

Somos, digo, los conservadores de un sueño, los que nos sentimos incómodos si a alguien le falta lo necesario.

Porque ya llegamos al futuro, y resulta que no nos gusta. ¿Por qué? Porque en este futuro no caben todos. Y si no caben todos, es que no es futuro.

En 1976, cuando aún el Partido Comunista era una organización no reconocida oficialmente, Valentín Campa se postuló para la presidencia de la República y lanzó sus dos propuestas clave: luchar contra la burguesía y acabar con la carestía.

Por un lado, la arrogancia, la insolencia y el clasismo de los ricos regiomontanos nos sirvieron a muchos adolescentes para ubicar y dar rostro al enemigo del proletariado, que era –por ende- nuestro propio enemigo; por otro, el deterioro de los salarios de los trabajadores era ya insoportable.

En esos tiempos (apenas tenía yo veinte años de edad), Octavio Herrero –que ya era mi mejor amigo, y hoy sigue siendo mi hermano- me enseñó una de sus más viejas canciones: Buri bam bam

El costo de la vida,
la inflación,
nos hacen pedirte mucho pan…
Buri buri buri bam bam,
I say: Buri buri buri bam bam!


No me acuerdo si era cierre de campaña o un simple mitin, pero asistí emocionado al Monumento a Álvaro Obregón (días antes, Campa había realizado actos en Ferrocarriles Nacionales y en la Refinería 18 de marzo, a los que no asistí porque me extravié en el camino).

Perdimos, por supuesto.

Jorge Meléndez Preciado, economista y periodista de entonces, recuerda que el gobierno de Luis Echeverría reconoció que Campa había obtenido más de un millón de votos (creo que yo no voté, y ni siquiera estoy seguro de que entonces pudiera hacerlo).

A principios de los ochenta, me uní al Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT) y conocí al inmensamente grande don Heberto Castillo, quien entonces –y creo que hasta su muerte- publicaba un artículo semanal en Proceso, donde casi siempre trataba el tema del petróleo nacional y de su desperdicio por la ineptitud y la corrupción gubernamentales.

No duré mucho en el PMT, porque –si me acuerdo bien- nos integramos a la coalición de partidos y organizaciones de izquierda: el Partido Socialista Unificado de México (PSUM), que en 1982 presentó a don Arnoldo Martínez Verdugo como su candidato a la presidencia de la República.

Entonces sí, la cosa se puso suave. El cierre de campaña fue en el Zócalo, y como todavía éramos medio comunistoides, al lugar lo bautizamos como el Zócalo Rojo.

La bandera del PSUM era de color rojo, y una cosa que a Heberto Castillo no le gustaba nadita era eso de que siguiéramos estampando en ella la hoz y el martillo, en color amarillo. Decía, con razón, que ésa era la mejor manera de aislarnos y de distanciarnos de la gente. Pues sí, cuánta razón tenía el viejo; pero los que éramos aún muy jóvenes buscábamos símbolos de identificación.

El PAN postuló a Pablo Emilio Madero, y el PRI impuso a Miguel de la Madrid, el presidente más aburrido y mediocre que he conocido. Fue un largo bostezo de seis años, sólo interrumpido –a la mitad- por un temblor que nos despertó a tiempo.

Pero en 1982, por supuesto, también perdimos.

El PSUM se convirtió, supongo que después del 85, en Partido Mexicano Socialista (PMS), y presentó como candidato a la presidencia a don Heberto Castillo, en 1988. Pero esa candidatura coincidió con el cisma priísta, del que surgió como figura principal el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, quien también lanzó su candidatura.

Heberto, en uno de los gestos más nobles e inteligentes de la izquierda histórica, declinó a favor de Cuauhtémoc. ¡Y ahí voy de nuevo, al Zócalo, a cerrar la campaña en medio de una alegría inolvidable, ya con Alejandra –mi difunta esposa- subida en mis hombros para gritar Cuautemó, Cuautemó…!

Miguel de la Madrid (o el pequeño grupo que le daba órdenes) decidió que Carlos Salinas de Gortari fuera el candidato de su partido, mientras que el PAN puso a Manuel Clouthier, un empresario sinaloense…

-¡Hay que votar por Maquío, decía la gente de mi entorno, Maquío, Maquío, eso es lo decente, mijita! ¡Es un empresario, no un político, los políticos son gente que estudió en escuelas de gobierno… ¡y se sienten orgullos de ello, Dios mío! ¡O vota por quién sea, mijita, pero no por Cárdenas, que es hijo del comunista Lázaro Cárdenas y que todos los michoacanos odian… y que es un peligro para México! ¡Sólo mírale la cara de amargado que tiene, mijita! Tiene la tristeza que se le ve a todos los que han ido a Cuba. ¡Si Cárdenas llega al gobierno, nos van a quitar la casa… y la economía del país va a quedar hecha pedazos! ¡De veras, Cuauhtémoc es un peligro para México!

Perdimos, por supuesto. Quiero decir, nos arrebataron el triunfo (los que votaron por Maquío creyeron que a ellos también los habían robado).

Nació entonces el Partido de la Revolución Democrática, que en 1994 se presentó a la contienda electoral con Cuauhtémoc Cárdenas como candidato. ¡Y otra vez llenamos el Zócalo!

El PAN se decidió por Diego Fernández de Cevallos, y Salinas de Gortari impuso a Luis Donaldo Colosio.

Dos eventos cimbraron al país: la aparición pública del Ejército Zapatista de Liberación Nacional y el asesinato de Colosio, quien fue sustituido por Ernesto Zedillo. En ese ambiente de miedo –y con el sospechoso mutis de Fernández de Cevallos-, resultaba imposible que Cuauhtémoc obtuviera el voto mayoritario.

Perdimos, por supuesto.

Sin embargo, en 1997, con Andrés Manuel López Obrador como presidente del PRD, Cuauhtémoc volvió a llenar el Zócalo. ¡Ahí estaba yo –con Alejandra en mis hombros-, flotando sobre un mar amarillo de gente dispuesta a ganar la ciudad, ahora sí!

Nos quedamos con la ciudad.

Pero en 2000, volvimos a perder. Los panistas se multiplicaron y llevaron a Vicente Fox a la presidencia de la República.

Perdimos, por supuesto.

Ahora, aquí estamos de nuevo. Y aunque varias de las personas a las que admiro ya expresaron públicamente su decisión de votar por el señor Andrés Manuel López Obrador (Adolfo Sánchez Vázquez, Elena Poniatowska, Carlos Monsiváis, Luis Villoro, Lorenzo Meyer, Juan Villoro, Helena Beristáin, Héctor Bonilla, Juan Bañuelos, Miguel Ángel Granados Chapa, Emilio Carballido, Luis de la Peña, José Emilio Pacheco, Fernando del Paso, Vicente Rojo, Bárbara Jácobs, Raquel Tibol, Federico Campbell, Ignacio Solares y Arnoldo Kraus, entre otros), algo me dice que otra vez nos vamos a quedar con las ganas de tomar el mando de la República.

Por esas mismas fechas, otras personas manifestaron públicamente su decisión de votar por el el candidato del PAN: Eduardo Manzano (el Polivoz), Benny Ibarra, María del Sol, los Hermanos Castro, Roberto Gómez Bolaños (Chespirito) y Juan José Origel.

Nota escrita seis años después: Como en 88, volvieron a robarnos.

52 comentarios:

Tlacuiloco dijo...

No hermano....esta vez somos mas.
Sonrie, vamos a ganar.

Colibrí dijo...

leí, y releí y releí... me identifica el desencanto, mas, no me dejo llevar por mi pesimismo (de natural) activo.

me dió la impresión de que hablabas de una izquierda idealizada en la que no logro colocar a López Obrador, mas , comprendo que es el candidato que en este momento ocupa ese "pedestal" destinado a la oposición (la mas cercana a la "oposición")

yo espero que gane, pero la verdad es que lo espero con la sensación de ir preparando la coraza por si pierde.

me siento parte del grueso de los mexicanos que se van a abstener de votar (por castigo) y sin embargo voy a hacerlo.

sabes qué me llamó mucho la atención? (y aquí vas a perdonar que ocupe el espacio pa meter mis "recuerdos-trauma")
cuando dices(refiriendote quizás a la propaganda de boca a boca que las personas que no estamos informadas de algo, hacemos, asesorados por la sensatez de nuestras vísceras):

"...¡Si Cárdenas llega al gobierno, nos van a quitar la casa… y la economía del país va a quedar hecha pedazos! ¡De veras, Cuauhtémoc es un peligro para México!..."

soy de Morelia y llegué a la ciudad de México, cuando Cuauhtemoc gobernaba Michoacán...yo era chica pa comprender, pero heredé un rencor (que me brota irracional) hacia este señor, a quien lo culpo de habernos dejado "en la calle" y obligado a mi familia a salirnos de Morelia (y lo digo porque así lo entendí a los 12 años y al parecer mi psique lo sigue captando así)

tan fue así, que de manera inconsciente...cuando se postuló para jefe de gobierno del DF, se me presentó la oportunidad de vida de irme a vivir a Ensenada y me dije "patas pa que las quiero" renuncié a mi trabajo de entonces, vendí mis cosas, quemé mis naves y "ahí se ven, chilangos, que les vaya como les tenga que ir", y estaba yo en Ensenada cuando comenzó la contienda presidencial y cuando supe que Cuauhtemoc se andaba postulando pa la presidencia, estaba yo considerando hablar con una tía en EU para pedirle "asilo".

eso es real, y ahora me pienso como el resto de los mexicanos que no la piensan,no reflexionan, solo la sienten. y me llena de temor y a la vez de desencanto, mas, ahora mejor que nunca estoy dispuesta a hacer las cosas diferentes. para combatir mi propio desencanto...aunque PRD me sigue sonando a "El líder moral es Cuauhtemoc Cárdenas". esta vez, solo sonrío y pienso que Cárdenas ya perdió...ahora nos toca ganar.

y me quedo con una frase que leí de Luis Villoro el día de hoy...en donde resume sus ideas en una narración:

"...Pese a todo, algunas cosas pueden mejorar. Sería deseable que hubiera un ganador claro para anular dudas y suspicacias. Pero sobre todo debemos aceptar la razón de los desconocidos, por extraña que nos parezca. Un parábola judía se presta para nuestra inquietante espera. Varios hombres discuten al calor de una fogata y a uno se le ocurre preguntar en qué momento exacto ocurre el amanecer. "Cuando veo al tempranero Elías bajar por el camino", dice uno. "Cuando distingo mis ovejas en el corral", comenta otro. Un anciano guarda silencio, como si pensara en otra cosa. Le piden su opinión. "Amanece cuando las cosas se reconcilian", dice. Acostumbrados a oírlo hablar en plan simbólico, le piden que se explique. "La luz no es lo que separa una cosa de otra. ¿Saben cuándo amanece? Cuando veo la silueta de un desconocido a la distancia y lo confundo con mi hermano". En esta venturosa confusión se funda la concordia política. Que la primera claridad del lunes disuelva la distancia entre los otros y nosotros..."
(Luis Villoro, Dixit, y dixit bien)

The Root Doctor dijo...

¿Wanabís? Busque este término en en el Diccionario de la Real Academía y no lo hallé, después lo busqué en mi enciclopedia y tampocó lo encontré. Por fin, pude encontrarlo en un viejo diccionario de generalizaciones y prejucios. Ahí, junto al témino naco, marica y pelado, entre otros sustantivos no menos interesantes.
Poco después recordé que conocía bien el término, y que últimamente lo he usado mucho. De hecho, me considero a mí mismo un wanabí. Sí..., I wanna be better. I want to be the owner of my future, Quiero ser un mexicano orgulloso de sus leyes e instituciones. Por eso, y porque no quiero ser parte del sueño precario de un enajenado, no voy a votar por el PRD.
Por la izquierda tampoco voy a votar, pero es otra la razón. y es que no hay partido que la represente.

Ícaro dijo...

Tu cronica me parece reveladora, después de cada derrota, la izquierda electoral fue cambiando poco a poco de etiqueta y haciendo coalisión con otras corrientes afines (ampliando a su vez los criterios de qué es una corriente afin). Hoy día me parece que el candidato de la "izquierda" ha logrado lo que sus predecesores jamás habían conseguido: una mayoría electoral que va a hacer inobjetable su triunfo y una falta total de identidad con las demandas y los ideales de aquella izquierda que alguna vez representó el partido comunista. Lo único que conserva es el caudillismo, pero pus eso siempre ha sido una característica del sistema político mexicano.

En fin, ya veremos que pasa.

Abrazo.

Pd. Me gustó mucho tu post sobre los best-sellers, pero sólo hasta ahora me animé a dejar mi comentario.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

No, Root Doctor, tú no eres un guanabí. Bien sabes a qué me refiero, pero te encanta hacerte güey conmigo. Tú sabes quiénes son los guanabís, y sabes perfectamente que no hay en el término un clasificación de clase sino de espíritu (lo que seguramente te ha de parecer más grave).

Yo también quiero ser mejor, yo también quiero ser dueño de mi futuro, quiero ser un mexicano orgulloso de sus leyes y de sus instituciones. Por eso, mira qué curioso, a diferencia tuya, voy a votar por El Enajenado de Sueños Precarios (fíjate que no dije "no voy a votar por el señor Calderón", por cuya persona guardo respeto y a quien no pienso insultar, como tú y muchos lo han hecho al referirse al señor López Obrador).

De cualquier manera, Root Doctor, por las buenas o por las malas... vamos a perder, así es que, mi querida Colibrí, no tendrás que irte del país.

Hilda dijo...

No podemos dejar que pase lo que ha pasado antes.

Yo no llevo nada en esto. Apenas desde 94, cuando tenía 14 años. Pero mis padres han estado en la lucha desde siempre, y tienen esperanza y yo tengo esperanza y todos los amigos tenemos esperanza.

Somos más. Como nunca antes estamos cerca.

Si se atreven a hacernos fraude no debe pasar lo de 88. Como dice JEP: NO PASARÁN!!

SONRÍAN AMIGOS! SONRÍAN!!

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Ícaro, tienes razón: el caudillismo es uno de los males que padece la izquierda en México, desde siempre.

Habrá que hacer algo. Tal vez en 2012, cuando volvamos a perder.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

¡Uta! Jejejej. Hilda, Tlacuiloco, Colibrí, Ícaro, Root Doctor... ¡Al fin logro algo de público!

The Root Doctor dijo...

¿No pasarán? Niña, ¿de que hablas? Estás viejas consignas son inútiles ahora. Te propongo una nueva. ¡Abrámos paso! ¡Bienvenida la realidad! Déjemos de entregarle nuestros deseos a losdemás. Construyamos México — gane quien gane— con nuestras propias manos, día a día. Como individuos y no como clase. Déjemosnos de soñar, este país necesita ponerse a trabajar. ¡Olvidate de lo sueños de tus padres! ¡Sé tu misma! ¡Aquí y ahora!

El Blues de la Estufa Divina dijo...

1. Sí, niña, bien dice Root Doctor, "no pasarán" es una consigna vieja e inútl.

a) Vieja. Se remonta a los tiempos de la guerra civil española (donde el fascismo y la iglesia católica desangraron a su nación), por eso tiene la verde pátina de lo viejo, aunque lo viejo no necesariamente es despreciable.

b) Inútil. Bastante inútil. Franco pasó y se quedó. Afortunadamente, en México, el Yunque es una invención de esa izquierda de sueños precarios.

En cuanto a los sueños de tus padres, niña, no se lo digas a Root Doctor... pero yo tampoco puedo olvidarlos. Me cuesta mucho trabajo ser yo mismo sin esos sueños, me cuesta mucho trabajo negar la historia.

¿Sueno a un viejo anacrónico?
¡Claro! Te digo, niña, por eso vamos a perder.
Estamos fuera de la realidad, como aquellos tontos de Farenheit 451 que escondieron en lugares seguros los libros que deseab quemar quienes los considerarn absolutamente viejos e inútiles.

Ícaro dijo...

¡No pasarán!

A mi me late, aunque no sea útil la consigna y no aplique a este contexto. Me parece que lo bello de esa frase está en que expresa una voluntad, no tanto en su valor práctico.

Abrazos.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

De hecho, yo uso mucho esa consigna cuando en la mañana el barrio se llena de cumbias. Entonces, me tapo los oídos con la almohada y repito: ¡No pasarán, no pasarán!

A propósito, ahora que fui al Zócalo, descubrí que el kitsch no respeta ideologías ni posiciones políticas. Una de las canciones que se tocaron para "enaltecer" la figura del candidato perredista fue Love is in the air... ¡pero con una letra que comenzaba así: ¡López Obrador...!

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Otra de las canciones era un rock chundito que decía:

¡Vota, vota, vota por Andrés Manuel!
¡Vota, vota, no hay nadie como él!
¡Vota, vota, vota por Obrador!
¡Vota, vota, él es el mejor!

¡Chale! -digo yo.

Tlacuiloco dijo...

A pesar de todo, sonrian YA GANAMOS...
Hilda, hermosa....por supuesto que NO PASARÁN...no es consigna, ES UNA PROMESA, de nadie en particular...DE TODOS NOSOTROS, porque será imposible que pasen en contra de los millones que votaremos por el tal Lopez.
No es una amenaza de levantamiento social. Es una promesa de levantamiento social que se llevará a cabo el domingo. Con eso es suficiente.
Mi voto es para AMLO, mis esfuerzos a partir del lunes 3, para reconstruir un pais....los invito a todos.
Hilda: Sé tu misma,no te olvides de los sueños de tus padres.
Voy a votar por "el enajenado" "peligroso" "mesianico" de Lopez Obrador.
El domingo soy parte del equipo que vigilara las casillas....En la que a mi me toque, les pprometo que inmeditamente que tenga resultados se los reportaré.

Colibrí dijo...

yo..estaba de buenas

ahora ya no sé ni como estoy :P

Luis David dijo...

El domingo, Agus, voy a votar para ganar. No voy a llegar derrotado. Todo indica que voy a ganar.

Ya sé que en México cualquier cosa es posible, pero tambien creo que una votación masiva le quitará espacios al fraude.

Yo, como tú, voy a votar por Andrés Manuel y creo que vamos a ganar, tú y yo vamos a ganar.

Si no ganamos volveremos a empezar. Así es esto. porque cuando nosotros querramos haremos verdad el "No Pasarán".

Un abrazo

Tlacuiloco dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Tlacuiloco dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
El Blues de la Estufa Divina dijo...

Gracias, Luis David, por el ánimo; pero yo estoy seguro de que vamos a perder. De hecho, ya perdimos, aunque ganemos.

Siempre perderemos. Así es nuestra lucha: encontrar siempre la manera de perder.

¡Y lo vamos a lograr! Somos expertos.
Yo soy un experto.
Ya encontraré la manera de boicotearme a partir del lunes, pase lo que pase.

En cambio, nuestros futbolistas, nuestros grandes empresarios, nuestros comunicadores, siempre ganar. ¡Son winners de naturaleza!

Siempre ganan, aunque pierdan.

The Root Doctor dijo...

¡No pasarán! ¿Quiénes? ¿Los guanabís a los que te refieres (que confieso no reconocer)? ¿Los malos, los equivocados? ¿Quiénes los detendrán? ¿Los buenos?, ¿Los auténticos? ¡Por Dios, ¿cuánto tiempo ha de pasar para que dejemos de oir al mundo en estereofonía? México es una sociedad plural que necesita soluciones reales. El problema más grave del país es su inequidad—en esto sé que convergemos. Sí, somos una sociedad profundamente injusta que necesita más que nunca a su mano izquierda. Pero esa mano no la veo. Esa mano no estuvo en el zócalo. La secuestrarón los burocratas centaveros embebídos por su deseo de poder.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

¡No, Root, si yo te digo que ya pasaron! ¿Quiénes?

1. ¡No, no estoy hablando de los guanabís!
Los guanabís nunca pasan (por eso son guanabís).
Y no me hagas dar nombres.

2. ¿Los malos? Volvemos a coincidir, Root: los malos y los equivocados son fantasmas creados por otros fantasmas. Yo, al menos, no creo que la gente que no coincide conmigo sea mala o esté equivocada. Por eso, evito en lo posible el insulto. Llamar a una persona “enajenado” porque no piensa como uno o porque lanza una propuesta de nación diferente a otra… ahí sí veo una actitud de intolerancia. ¡Y “enajenado” es una de las palabras más suaves que se han lanzado contra el Comeniños de Tabasco!

3. El “no pasarán” se refiere a quienes ya pasaron (por eso el grito “no pasarán” suena tan ingenuo):

a) Un presidente saliente que cuando le preguntan sobre Atenco dice –con esa insolencia que lo caracteriza- ¿Atenco… qué?

b) Un candidato que afirma que en el caso de Atenco él hubiera actuado igual (que el gobierno saliente), y su afirmación resultó no sólo desafortunada sino insultante contra las víctimas de la violencia extrema y contra las mujeres vejadas.

c) Un organización oscurantista y de veras violenta (el Yunque) que ocupa puestos claves del gobierno actual.

A ellos se refiere el “No pasarán!. ¡Pero ya pasaron, Root, ya pasaron! Así es que ya perdimos. Esto de “No pasarán” me suena al grito de la colonia de hormigas que ve cómo una de sus compañeras ha llegado al cuello del elefante… y le gritan: ¡Ahórcalo, ahórcalo…!

4. ¿Quiénes los detendrán?

No, pus naiden. La pregunta es ¿quién los va a sacar?

a) Los buenos no, porque no existen.
b) Los auténticos no, porque son tan reales como los buenos.
c) La respuesta la dio Juárez hace muchos años: ¡Las leyes!

5. Preguntas que cuánto tiempo ha de pasar para que dejemos de oír al mundo en estereofonía. ¡Pues pregúntale a quienes comenzaron a gritar que tal candidato es un peligro para México! Ahora sí, te digo como en los pleitos de niños: ¡ellos comenzaron! De hecho, Root, te has de acordar que yo no tenía decidido mi voto en enero… ¿Sabes quién me convenció de votar por el Peje? ¡Felipe Calderón! Sí, el señor Calderón me convenció que había que votar por lo peligroso. ¡Pero es que, de veras, no entiendo, Root! ¿Te puedo llamar Ruth? Ya hasta quiero invitarse a salir a bailar, o algo así. Te digo, no entiendo: ¿A quién se le ocurre hacer una campaña centrada en los supuestos defectos del otro? Si el Peje gana, muchos de los votos los habrá conseguido don Felipe.

6. Bien, si estamos de acuerdo en la idea de la desigualdad social, de una sociedad profundamente injusta, el punto es: ¿Cómo resolvemos el problema? Tú dices que un gobierno presidido por Felipe Calderón es una manera viable de resolver la bronca. Yo digo que un gobierno presidido por Andrés Manuel López Obrador es otra manera viable de resolver la bronca. A eso vamos el domingo a las urnas: a ver cuántos somos los que pensamos de una manera y cuántos pensamos de otra. Y yo tengo mis dudas en ambos casos, pero ante la andanada de insultos (incluso los tuyos) contra López Obrador, ya tomé un decisión: a él-al Mesías Tropical, como lo llama Krause- le doy mi voto. Pero, te digo, Ruth, ni te preocupes… que quienes votemos por el Peje vamos a perder. Ustedes, los que apoyarán a Felipe, son más… por lo menos son más inteligentes. No se comprometen emocionalmente con Felipe. Nosotros, en cambio (herederos del caudillismo y el mesianismo formados dentro de esquemas familiares matriarcales donde el Padre nunca tiene dinero ), sentimos al Peje como nuestro carnal, y al carnal lo apoyas en las buenas y en las malas. Eso es lo que nos va a hacer perder.

7. Ruth, tú no estuviste en el Zócalo, así es que no digas quién estuvo y quién no estuvo. Precisamente a eso fui al Zócalo: a saber quiénes éramos, y a la mayoría de los que estábamos ahí nos parece una grosería de tu parte suponer que seguimos a burócratas centaveros embebidos por deseo de poder, definición que –si eres justo- cabe incluso en las oficinas del gobierno norteamericano.

¿Nos vemos en Ruta, mi brava Ruth?

Tlacuiloco dijo...

El fraude que se esta preparando
NO PASARA
¿quien lo detendra?
millones de votos. Nada mas eso...solo eso basta.
No es una bronca entre buenos y malos, o entre equivocados y no equivocados. es una bronca entre CRIMINALES QUE QUIEREN SEGUIR SAQUEANDO AL PAIS y una mayoria que esta a punto de salir a la calle a expresarse.
Y el domingo tengo un encargo: Vigilar una casilla...y me cae que NO PASARAN.

Tlacuiloco dijo...

¿no creen que sea una mayoria?
Cuenten los votos...
pero cuentenlos
¿si los van a contar?...
cuentenlos.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Ruth me ha enviado la liga para leer el artículo de Krauze. Es un excelente artículo, digno de leerse. El tema es la personalidad de Andrés Manuel López Obrador. Sugiero leerlo sin prejuicios y sin ganas de descalificarlo. Leerlo y reflexionar.

http://www.letraslibres.com/index.php?art=11289&coment_vertodos=1

De igual manera, sugiero leer el artículo de Julio Boltvinik. Es un excelente artículo, digno de leerse. El tema es el contraste entre dos proyectos de nación. Sugiero leerlo sin prejuicios y sin ganas de admitirlo sólo por que sí. Leerlo y reflexionar.

http://www.jornada.unam.mx/2006/06/16/027o1eco.php

The Root Doctor dijo...

1) Yo no defiendo a Calderón. El ideario de Calderón me ve desde el lado opuesto del mundo: no soy católico, estoy a favor de la legislación del aborto, apruebo el matrimonio de los homosexuales, etc.

2) No es me intención insultar al Sr. López Obrador cuando lo llamo enajenado, sólo puntualizo su, de facto, desvinculación con la realidad. Encuentro esta circunstancia en su discurso, no en el de sus detractores. Es él el que promete "salvarnos" de los malos. Es él que "sabe" qué es bueno y qué es malo. Y es él el que pretende gobernar un país globalizado desde su Nissan armado desde su moral provinciana. Y no me refiero a Tabasco, aludo al rincón envejecido de su connciencia.

3) Es cierto, no fuí al Zócalo. ¿A qué tendría que ir? Sé que la izquierda no estaba ahí porque, nuestra izquierda —querido Agustín— está en cama, muy enferma. La contagiarón las bacterias advenedizas, que le llegaron del PRI.

4) ¿Lumpen tú?. "Nosotros, en cambio (herederos del caudillismo y el mesianismo formados dentro de esquemas familiares matriarcales donde el Padre nunca tiene dinero ), sentimos al Peje como nuestro carnal, y al carnal lo apoyas en las buenas y en las malas". ¡¡¡Por favor¡¡¡ Si te conozco de toda la vida mi querido marista. Los que vivimos problemas económicos de niños somos la inmensa mayoría de este injusto país, y muchos de ellos también van a votar por el PAN. Los más pobres, incluso por el PRI.
No nos confundamos, por AMLO no van a votar los pobres, al Peje lo va a hacer gobernar un espíritu chilango que sigue mirando atrás, obsesionado por la estatua de sal que dejo atrás.

5) No acuso al "Peje" de estereofónico. Es sobre usted, mi querido Stromberg Carson, donde aviento el calificativo.

Te mando un abrazo y, ¿por qué no? también un beso. En mi casa los hermanos nos besamos aunque no estemos de acuerdo. ¿O no?

Atentamente

Dr. Ruth

Colibrí dijo...

jejeje..he estado leyendo este "pin-pon" de ideas, y ha sido tan enriquecedor. Para mi, que apenas me descubro como mexicana con ganas de entender los alcances del decidir por uno mismo el bien común.

y leer de la experiencia de vida de idealistas-aterrizados, de una izquierda que no conozco ni conocí, desde perspectivas que de tan disímiles terminan pareciéndose (me imagino a la serpiente mordiendo su propia cola)

los extremos que se tocan

Agustín y su gemelo, nomás porque en el post anterior dice que le encanta Kant ["...Tengo la ligera sospecha de que cada ser humano percibe la realidad de muy distinta manera a como la percibe el resto del mundo..."]; si no yo afirmaría que son el ying y el yang

leo a uno y me convence, leo al otro y me convence (me cae que me deberían de exhibir como ejemplo del pueblo-masa)

el que me ha encantado es root(loquesiga)
porque solo lo había leido hablando de Buddy guy o no aceptando palomazos en Morelia.

solo me falta ir al Ruta 61...

pa terminar de hacerme ideas...

ahi nos vemos

Christian Ordóñez Bueno dijo...

Un voto razonado

Desde hace unos dos años he recibido correos electrónicos en contra de Andrés Manuel López Obrador. Los remitentes casi siempre eran amigos o familiares; ¿querían compartirme sus prejuicios o trataban de «abrirme los ojos» (a mí, que renuncié al PRD en el año 2000)? Como todos eran cadenas anónimas, sólo contesté a uno, para precisar una omisión deliberada (o una sospecha: ¿en serio él tenía el título de licenciado por la UNAM?). Las opiniones a menudo carecían de sustento0 («López Obrador salió [del PRI] en 1988 no por razones éticas, sino porque no pudo conseguir la candidatura para contender por la gubernatura de Tabasco») e iban desde la impresión más subjetiva («es un naco») hasta el extremo de descalificarlo por su acento (!) o por su «perfil psicológico» (entrecomillado, por supuesto, para resaltar la superficialidad de un comentario que pretende disfrazarse como el juicio de un «experto»). Dos aspectos coincidían en el modus operandi de estos francotiradores1 del ciberespacio: apuntaban a la frenética volatilidad de la memoria y la tergiversaban, la acribillaban como los disparos de una ametralladora con la «contundencia» de las estadísticas. Y al emular la máxima de Goebbels («una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad») desenfundaron sus armas: el olvido y la calumnia.
A López Obrador (Macuspana, Tabasco, 1953; licenciado por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM en 1987, con la tesis Proceso de formación del Estado nacional en México, 1821-1867) se le conoce, sobre todo, por sus conferencias de prensa cuando fue jefe de gobierno del Distrito Federal. La constante aparición en medios informativos para hablar de su gestión fue, desde luego, intencionada: aunque su presencia en la política mexicana no es poca ni reciente, ¿quién lo recuerda en sus primeras luchas, las de 1988? La primera vez que leí la revista Proceso fue en julio de ese mismo año, interesado por las elecciones presidenciales y la efervescencia cardenista. La seguí comprando y al mes siguiente me enteré de que en las elecciones locales de noviembre en Tabasco, el Frente Democrático Nacional (PARM, PFCRN, PPS, PMS y CD) tenía como candidato a gobernador a un expriista; la primera foto de López Obrador que vi en campaña es inolvidable y emblemática: caminando descalzo, inundados los pies de tierra y agua. Volví a oír su nombre tiempo después, en noviembre de 1990, cuando Cuauhtémoc Cárdenas lo propuso2 para presidir el comité ejecutivo en el primer congreso nacional del PRD. En ese entonces era indiscutible el liderazgo de Cárdenas y su mención no pasó desapercibida; tampoco el que fuera su candidato –ahora sí de verdad– en la elección perredista de 1996, frente a Amalia García Medina (apoyada por el presidente saliente, el senador Porfirio Muñoz Ledo) y Heberto Castillo Martínez. Ganó la presidencia con un golpe mediático certero que luego fue recogido en el videometraje Tabasco: petróleo y resistencia civil (Canal 6 de Julio,3 1996). Es, pues, además de un líder social competente (en el ’97 el PRD conquistó su mayor votación histórica: 25%), un eficaz comunicador; quizá por eso su popularidad (algo que –confieso– todavía no logro entender).
No sé por qué la figura de Andrés Manuel causa tanta vehemencia, pero en cualquier caso, idealizarlo o satanizarlo4 me parece inconveniente: simplifica la contienda, la conduce a la banalidad y la reduce al estancamiento. Su desempeño al frente del gobierno de la ciudad de México ha sido abordado por todos los analistas políticos, pero una sola opinión –incontrovertible– sobrepasa cualquier argumento: en las elecciones intermedias de 2003, el DF le dio una mayoría absoluta al PRD, y lo opuesto ocurrió en el ámbito federal: Vicente Fox Quesada (México, DF, 1942; licenciado en administración de empresas por la Universidad Iberoamericana en 1999, con la tesis Generación del plan básico de gobierno, 1995-2000 del estado de Guanajuato) recibió un voto de castigo por prometer en campaña y no cumplir en el gobierno. Deberíamos, entonces, aprender que en la vorágine electoral la euforia y la elocuencia de un candidato no significan nada si no se cotejan las palabras del presente con los hechos –y no las suposiciones– del pasado. «No mentir, no robar y no traicionar al pueblo de México», acentuó López Obrador en su última intervención en el debate del 6 de junio. La frase sintetiza sus convicciones y su biografía las respalda:

No mentir. Las raíces históricas del PAN y del PRD son innegables: Acción Nacional fue fundado en 1939, esencialmente contra el cardenismo y el Partido de la Revolución Democrática en el ‘89 (gracias a que el PMS cedió el histórico registro que portaba la izquierda mexicana desde la legalización del Partido Comunista en 1979) contra Carlos Salinas de Gortari. Por eso, ofende que los publicistas del PAN presenten a López Obrador y a Salinas como si fueran exactamente lo mismo.5 Nada más falso: quien legitimó el fraude electoral del ‘88 fue la cúpula panista, encabezada por Luis H. Álvarez, traicionando así, primero, al candidato presidencial (el neopanista Manuel J. Clouthier,6 muerto en 1989), y luego, los principios de Manuel Gómez Morín, para obtener –a cambio– el reconocimiento de su primer gubernatura (Baja California, el 2 de julio de ‘89, mientras que en Michoacán –estado que tuvo comicios ese mismo día– la alternancia sobrevino hasta el 2001) y el control pleno del PAN.7 ¿Quién puede olvidar las concertacesiones y la afirmación –en la época dorada del salinismo– de la «victoria cultural» del PAN, en el sentido de que la aplicación de la política económica era –decían los panistas– un vil plagio de sus programas de gobierno? ¿Quién combatió a Carlos Salinas desde el poder legislativo: lo hizo Madrazo, como diputado (1988-91) y senador (1991-93); o Calderón, en la Asamblea de Representantes (1988-91), o como diputado plunimonimal (1991-94)? No; ambos avalaron, en los hechos, al régimen salinista: uno, por sumisión; y el otro, por complicidad. Fue el PRD, en definitiva, quien impulsó la democracia en nuestro país,8 y la transición –hay que subrayarlo– no habría sucedido sin la ruptura de la Corriente Democrática con el PRI, en el ‘87; y ahí estaba López Obrador, del lado de la esperanza. Así que nada de «primos hermanos»: el PRD representa a una parte de la izquierda mexicana9 y la ideología del PRI es la transa y las etiquetas de moda («nacionalismo revolucionario» o «liberalismo social», según convenga); y Felipe Calderón, ¿por qué no se asume como lo que es: un militante de derecha y el candidato de Provida? Por hipócrita. La Historia no miente.
No robar. La austeridad es el sello distintivo de Andrés Manuel en el ejercicio del poder y su labor la ha enfocado al bienestar social –desde el trabajo comunitario con los chontales (1977-82), hasta la inversión pública en el DF (2000-2005)– y no a enriquecerse, como es costumbre entre los priistas (los líderes sindicales, Raúl Salinas de Gortari o Arturo Montiel Rojas, quien contribuyó al endeudamiento del estado de México con alrededor de 8 mil 500 millones de pesos) y los funcionarios panistas (Felipe Calderón se otorgó un préstamo de 3 millones 100 mil pesos cuando llegó a la dirección de Banobras, en febrero de 2003, para ocuparla apenas ocho meses e irse a la secretaría de Energía y permanecer en su nuevo puesto tan sólo nueve meses). En marzo de 2004, sin embargo, trataron –el Ejecutivo federal y el PAN– de involucrarlo –sin éxito– en los videoescándalos de Gustavo Ponce, Carlos Ahumada y los ahora experredistas René Bejarano, Carlos Ímaz y Ramón Sosamontes. El impacto de las imágenes –editadas, habría que recalcar– no desprestigiaron la honestidad de Andrés Manuel López Obrador. El autodenominado «gobierno del cambio», por el contrario, ha probado que el mal manejo de los recursos públicos no es exclusivo de «la dictadura perfecta»; tampoco las arbitrariedades: a quienes han abusado de sus atribuciones, sólo les han retirado el cargo, pero no la militancia: Guido Belsasso (comisionado nacional contra las adicciones y exesposo de Sari Bermúdez), Dolores Creel Miranda (titular de la Unidad de Proyectos Especiales del Conaculta), Carlos Flores Alcocer (el célebre embajador Dormimundo en la OCDE), Raúl Muñoz Leos (director de Pemex hasta 2004, esposo de Hilda Ledezma), Francisco Ortiz Ortiz (excoordinador de imagen y mercadotecnia de Vicente Fox y Felipe Calderón), Carlos Rojas Magnon (coordinador de asuntos administrativos del equipo de transición y actual coordinador de la campaña de Gabriela Cuevas, candidata delegacional de Miguel Hidalgo, donde acaba de renunciar al PAN el delegado Fernando Aboitiz Saro), Carmen Segura Rangel (coordinadora general del Sistema Nacional de Protección Civil) y Laura Valdés de Rojas (directora de la Lotería Nacional antes de dejársela a los priistas Carlos Salomón y Tomás Ruiz). Estas son las «manos limpias», los tristes nombres del sexenio foxista, a los que se suman los apellidos de las familias Calderón Hinojosa y Zavala Gómez del Campo.10 Una afrenta pública más –para no desplegar una larga lista que incluiría el tráfico de influencias a favor de los Bribiesca Sahagún y Juan Bueno Torio, por ejemplo– los rebasa, el Fobaproa: débitos de empresarios y banqueros convertidos en deuda pública. Un negocio redondo: primero, les rescatan sus bancos con cargo al pueblo, y luego, los venden al capital extranjero. Ganancias libres de impuestos y pérdidas estratosféricas para la nación. ¿Ya se le olvidó a Felipe Calderón que fue presidente del PAN entre 1996 y ’99, que negoció el Fobaproa con Zedillo, y que en el ’98 lo aprobaron las fracciones parlamentarias del tricolor y el blanquiazul, votando una iniciativa presentada por el PAN? ¿por qué no acepta ahora su responsabilidad? o peor aún: ¿a poco Carlos Medina Plascencia, coordinador de los diputados, era quien decidía en el PAN? Su amnesia es selectiva y también olvida que el Distrito Federal no tiene autonomía plena, por lo que su deuda pública debe aprobarse en la Cámara de Diputados, y así lo han hecho él y el PAN. De nuevo, la hipocresía (como diría Javier Livas Cantú: «para panistas como Felipe, lo que le pase al país es culpa de los mexicanos, nunca del PAN»).11
Al final deberíamos preguntarnos si queremos que el poder del dinero siga siendo quien mande en México y si permitiremos que el bombardeo de la guerra sucia en los medios nos convenza –a fuerza de millones de pesos en spots– de votar por el candidato de la derecha. La mejor propaganda es el trabajo, y Felipe Calderón no ha hecho nada más que ser un burócrata del Partido Acción Nacional. Sólo eso.12
No traicionar. El sublevamiento zapatista en Chiapas, los diálogos de paz encabezados por el subcomandante Marcos13 y el comisionado Manuel Camacho Solís, los asesinatos del candidato Luis Donaldo Colosio y el diputado electo José Francisco Ruiz Massieu, el debate ganado por Diego Fernández de Cevallos y la elección presidencial ganada por Ernesto Zedillo Ponce de León, fueron los acontecimientos del turbulento 1994 que precedieron a las elecciones para gobernador de Tabasco en noviembre, protagonizadas por el perredista Andrés Manuel López Obrador y el carlista –por Cabal Peniche, Hank González y Salinas– Roberto Madrazo Pintado (Villahermosa, Tabasco, 1952; abogado por la Facultad de Derecho de la UNAM en 1974 con la tesis La seguridad social en el ámbito internacional). ¿Volveremos a esos días en que la injusticia favorecía al candidato oficial?14 En junio de 1995 se comprobó que los gastos de campaña del hijo de Carlos Madrazo Becerra15 ascendieron a 240 millones de pesos (unos 70 millones de dólares en esa época), cuando el tope legal era de 4, y no pudo hacerse nada: una rebelión de priistas tabasqueños impidió que Madrazo se separara de su cargo y en compensación se incorporara al gabinete del presidente Zedillo. Después, en ‘98, Jorge Emilio González –actual aliado del PRI– paralizó en la Cámara de Diputados el juicio político de quien finalmente fue gobernador de Tabasco entre el 1 de enero de 1995 y el 31 de diciembre de 2000, dos días después de que el Trife anulara, por inequitativas, las elecciones de octubre de ese último año.16 Es, pues, evidente el respeto que los perredistas han tenido a los procesos electorales: a pesar de la ilegitimidad del gobierno madracista, hace once años las protestas no desbordaron los cauces políticos de la impugnación, la denuncia, la resistencia civil y la oposición desde la cámara local y los ayuntamientos.
Pero la historia no termina ahí, hay un acontecimiento que nunca ha sido desmentido y que demuestra la integridad moral de López Obrador: antes de ser postulado por segunda ocasión a la gubernatura de Tabasco, Andrés Manuel escuchó la propuesta que le hizo Ernesto Zedillo para evitar cualquier conflicto post-electoral: que fuera el candidato de unidad del PRD y del PRI. Su rotunda negativa refuta a sus acusadores: no busca alianzas con los priistas de arriba (con quienes tiene profundas diferencias), no está obsesionado por alcanzar el poder a cualquier precio (pisoteando sus principios en el camino) y, sobre todo, no traiciona a la gente que confía en él.

Si alguien ha traicionado a sus votantes, ese ha sido Vicente Fox; sus promesas de campaña fueron muchas y era iluso pensar que las cumpliría todas, excepto una, la medular: el cambio. No hubo tal y el pretexto es una burda falacia: aducir que los priistas no lo dejaron gobernar, cuando es cada vez más claro que su ascenso a la presidencia se debió a un pacto entre élites. Han gobernado juntos –con sus matices– desde el sexenio salinista (Procampo y Pronasol –posteriormente conocido como Progresa y Oportunidades– continúan), se han cedido cargos públicos mutuamente (desde Antonio Lozano Gracia con Zedillo, hasta Francisco Gil Díaz con Fox) y ambos decidieron (con la anuencia de los precandidatos Madrazo y Creel) el desafuero de López Obrador el 7 de abril de 2005.17 Pocas cosas han cambiado (una de ellas fue la creación del Ifai: garantía de autonomía y transparencia hoy y en el futuro inmediato) y, más bien, los males de nuestro deplorable régimen se agravaron. Ejemplos sobran: gobernadores como Ulises Ruiz, Enrique Peña, Arturo Montiel, Mario Marín o Sergio Estrada gozaron de total inmunidad, áreas clave como las secretarías de Gobernación y Relaciones Exteriores se condujeron con una soberbia torpeza, el Ejecutivo federal se sometió a los headhunters y al poder fáctico de Televisa18 y TV Azteca, y en contraposición silenció el periodismo crítico del Canal 40, sin olvidar, naturalmente, el principal lastre: Marta Sahagún, memorable por sus frustradas aspiraciones dinásticas. Por deshonestos, los gobiernos panistas perdieron Chihuahua, Nuevo León y Nayarit –y ahora probablemente Morelos y Jalisco–, repercusión que se ha extendido a Foxilandia: sus candidatos, Santiago Creel (a la presidencia) y Javier Usabiaga (en Guanajuato), encarnaron el desprestigio de la estafa y los rechazaron. Su sexenio está colmado de fracasos y una derrota electoral más la tendría que asumir él, y no del PAN; por eso, miembros de su primer gabinete (Florencio Salazar, Eduardo Sojo, Javier Usabiaga y Josefina Vázquez Mota) se incorporaron a la campaña de Felipe Calderón, aunque él no sea su abanderado y los dos rivalicen a raíz de sus posiciones ideológicas: Fox, en un desdibujado centro moderado; y Calderón, en la ortodoxia paleopanista. No hay duda: quien crea que votar por Acción Nacional signifique un respaldo a la gestión –buena o mala, según se vea– de Fox, se equivoca. Es un voto por el conservadurismo y la mediocridad.
A Felipe de Jesús Calderón Hinojosa (Morelia, Michoacán, 1962; abogado por la Escuela Libre de Derecho en 1987 con la tesis Inconstitucionalidad de la deuda pública externa mexicana, 1982-1986) no se le reconoce actividad profesional fuera del PAN. Es un burócrata de partido que alcanzó la presidencia del panismo en marzo del ‘96, un año después de contender por la gubernatura de Michoacán. La brillantez de su oratoria no se asemeja a su grisácea biografía,19 y los méritos que se atribuye son de otros: la reforma política de agosto de 1996, por ejemplo, fue la culminación de los acuerdos alentados, desde la dirigencia de sus partidos, por Porfirio Muñoz Ledo y Carlos Castillo Peraza, hombres con visión de Estado, a decir de Jorge Carpizo, exsecretario de Gobernación; su intervención, en todo caso, fue como secretario general del PAN entre 1993 y ’96. Tampoco hizo nada para que Vicente Fox llegara a la presidencia de la República, ni siquiera porque era candidato plurinominal a la Cámara de Diputados: terminado su periodo al frente del PAN, se autoexilió en Estados Unidos, y cuando regresó para ocupar la coordinación de su bancada no sacó adelante ninguna de las llamadas «reformas estructurales», notoria incapacidad que repitió en la secretaría de Energía, con la reforma energética. Y ahora se presenta –maquillado por la mercadotecnia– como un hombre ganador –cuando ha sido todo lo contrario: un mediocre– y un político «intachable»; ¿con qué cara lo dice, si se alió con Elba Esther Gordillo, la millonaria cacique del SNTE? ¿y qué implica la adhesión pública de zedillistas como Genaro Borrego, Diódoro Carrasco (candidato panista en la tercera circunscripción), Jesús Reyes Heroles González-Garza, Andrés Rozenthal, Carlos Ruiz Sacristán y Luis Téllez? Continuidad es la palabra, y su sonrisa psicótica es la expresión inalterable de una imagen forzada que intenta inspirar confianza (así esté hablando de temas tan serios como la pobreza, inexplicablemente no deja de sonreír). Eso es Felipe: la simulación. No nos engañemos.
El miércoles 28 de junio concluyen las campañas presidenciales; ¿desde cuándo comenzaron? Desde que el presidente Fox mostró que la ingobernabilidad era la característica de su mandato, el de una autoridad débil, perpleja ante el reto de traducir en acciones la palabra empeñada y administrar con rectitud los recursos públicos. Su mayor logro –como señaló el New York Times– sigue siendo su propia elección, y su infausta herencia –habría que agregar– ha sido el estilo verbal impregnado en las campañas del 2000 a la fecha: el artificio y la chabacanería. Vicente Fox supo ser un buen candidato, pero en la presidencia de la República perdió el tiempo en trivialidades y se esfumó su grandeza: olvidó su historia como opositor y emprendió una desatinada disputa contra el jefe de gobierno de la ciudad de México. Desde entonces, el 2006 ha girado en torno a la agenda política de Andrés Manuel López Obrador, actualmente candidato de la coalición Por el Bien de Todos. Ha sido el rival a vencer y no han podido noquearlo. La insidia ha incluido al paraje San Juan, el sueldo de Nicolás Mollinedo, el caso de El Encino, la manipulación de encuestas20 y, sobre todo, la injuria de los internautas (algunos de ellos, conmovedores e histéricos, reenviando las «espontáneas» cartas de supuestos venezolanos21 arrepentidos de sufragar por el Movimiento Quinta República; algunos de ellos, también, quizás miles, enviados desde oficinas federales). Inmersos en su exacerbación, los panistas desdeñaron la urbanidad política y prefirieron que el tono de sus declaraciones fuera la falsedad, el insulto y la acusación desmesurada. Si bien subieron súbitamente en las encuestas, su estrategia fue desastrosa: no esperaban que el fanatismo de sus ataques fuera desautorizado por el Trife (un mes después de difundirlos, ante la usual displicencia del IFE y la falta de autoridad de su consejero presidente, Luis Carlos Ugalde, quien debe su designación a la diputada Elba Esther Gordillo y a su cercanía al PRI; su exesposa, Lía Limón, por cierto, es integrante de la campaña electoral de Calderón); los agraviados, por su parte, revirtieron el golpe asestando uno más contundente: la publicidad negativa contra López Obrador recuerda el «voto del miedo» en el ’94 y recurre a los mismos calificativos que le endilgaron al movimiento del ‘68 y a Cuauhtémoc Cárdenas al inicio de su campaña presidencial en 1987 (delirantes, en el primer caso sospechaban de una «conjura comunista»; y en el segundo, vociferaban que ese «populismo mesiánico» nos llevaría a la ruina, pero el PRD ha gobernado el DF desde 1997 y la ciudad, en ningún momento, ha estado al borde de un colapso económico;22 esos gritos ahora son tersos reconocimientos, respectivamente: a los mártires de la democracia y a la izquierda «sensata» alineada a Cárdenas, una izquierda progresista); el contraataque de los partidarios de Andrés Manuel fue frontal y consistió en divulgar hechos verídicos y pruebas documentales (las artimañas de Juan Camilo Mouriño Terrazo y César Nava Vázquez, del equipo de campaña de Calderón, en su paso por el gobierno federal), y no regodearse en tergiversar o distorsionar números y frases fuera de contexto, como acostumbran hacer los conservadores: con odio e intolerancia, imitando los «valores» y la valentía varonil de Franco, Pinochet, Mussolini, Somoza, Videla y su máximo ídolo, José María Aznar, servil en la invasión a Irak, farsante en los atentados del 11 de marzo de 2004 y capataz de Antonio Solá Reche, uno de los principales asesores de Felipe Calderón. La intención de las desesperadas campañas del PAN y el empresariado es, como se ha visto, sembrar el temor, y al mismo tiempo asociar la imagen de su candidato con la de los líderes que lo respaldan y que, igualmente, carecen de autoridad moral: ¿quién puede confiar en Carlos Hermosillo, que en 1997 llamó a votar por Alfredo del Mazo González, o en María del Sol y Pandora, quienes a finales de 1990 cantaron emocionadas en el videoclip del himno salinista compuesto por Marco Antonio Flores para glorificar al Programa Nacional de Solidaridad? En todo caso, lo que le conviene al país es un decisivo impulso a la ciencia y la tecnología, y en ese campo los científicos (como Francisco Bolívar Zapata, Martín Bonfil Olivera, Luis de la Peña Averbach, René Drucker Colín, Julieta Fierro Gossman, Montserrat y Nuria Gispert Cruells, Emmanuel Haro Poniatowski, Arnoldo Kraus Weisman, Eugenia O’Reilly Regueiro, Manuel Peimbert Sierra, Margarita Rosado Solís, Rosaura Ruiz Gutiérrez y Faustino Sánchez Garduño) están con López Obrador. Todos los temores que alega la derecha son falsos, porque el comportamiento histórico del PRD ha sido (casi) irreprochable: demostró su responsabilidad en el ’97, cuando Porfirio Muñoz Ledo respondió el tercer informe de Ernesto Zedillo (¿no es desconcertante que dos años después, en el mismo acto y desde la misma tribuna, Carlos Medina Plascencia le faltara el respeto a la investidura presidencial?); y en el parteaguas del ’88 y en el 2005 con el desafuero: los vaticinios que hablaban de una violenta reacción de los seguidores de Cárdenas y López Obrador se vinieron abajo con la realidad y el estoicismo de la izquierda republicana, que ha estado a la altura de las circunstancias y que, además, practica algo que no posee la derecha mexicana: autocrítica.
Abundan las razones para lamentar el nivel de discusión al que llegaron las campañas presidenciales: reducidas a los eslóganes, las pancartas y los treinta segundos en televisión y radio. La política nacional fue arrastrada al reflejo condicionado. A lo inmediato. A la tiranía del presente. Al cambio de ánimo. Y las noticias se empantanaron en lo anecdótico y en la pirotecnia. Millones se abstendrán (y de esos millones, miles de ciudadanos lo hará desde la izquierda radical). Yo no. Para mí votar es un deber ineludible23 y un desperdicio si no se ejerce. No es fácil decidir quién merece nuestro voto y vislumbrar su repercusión en el conteo final y los poderes públicos, pero creo que informarse concienzudamente ayuda a disipar factores irrelevantes como la simpatía o la antipatía que genera un candidato y su campaña propagandística. Debo detenerme en este punto para reflexionar un poco más e indagar las consideraciones que me motivan a votar por tal o cual emblema. Y quizá sea precisamente eso: sentirme identificado con una propuesta franca, fincada en una historia que garantice la credibilidad del discurso político y no mezcle los intereses partidistas con la función pública24 (no es casual, en ese sentido, la presencia de Josefina Vázquez Mota, exsecretaria de Desarrollo Social, en la precampaña y la campaña de Felipe Calderón). Por eso, desde que renuncié al PRD, he votado –en las elecciones para diputados federales– por los candidatos socialdemócratas: Democracia Social, en el 2000; México Posible, en el 2003; y este año volveré a tachar su lista plurinominal de la quinta circunscripción, con la certeza de que Elsa Conde Rodríguez, psicóloga y feminista, tendrá una curul en San Lázaro y Alternativa obtenga, por fin, su registro electoral. En el caso de los escaños del Senado de la República, no me interesa tanto el listado de los plurinominales,25 sino quién encabeza la primera fórmula para el estado de México: y en esa boleta, sin dudarlo, votaré por Yeidckol Polevnsky, porque su voz frente a las fraudulentas elecciones para gobernador fue firme y valerosa y su proyecto de gobierno era el mejor. En contraste, sus contendientes son unos truhanes: la priista Rebeca Godínez, premiada con esta candidatura por aprobar en la Sección Instructora el desafuero de López Obrador; y el panista Ulises Ramírez, alcalde con licencia de Tlalnepantla: repentinamente millonario, inmoralmente impune; un delincuente de cuello blanco.
Si estos comicios no fueran tan reñidos, habría votado –como Salma Hayek– por Patricia Mercado Castro. Por fortuna, mucha gente lo hará y así su partido podrá rebasar el mínimo necesario para conservar su registro, punto culminante de una proeza –ante el sistema de partidos en México– iniciada con el liderazgo del experredista Gilberto Rincón Gallardo, ahora presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación. Seis años tuvieron que pasar para conseguirlo; ¿pero cuántos años más tomaría igualar las condiciones propicias para el arribo de un candidato de izquierda a la presidencia de México? Alcanzar el 2% de la votación es poco, si se le compara con el esfuerzo requerido para conquistarla. Y ya está muy cerca la victoria.
Muchos han dicho que Andrés Manuel polariza a la sociedad. No nos distraigamos: lo que nos ofende es la desigualdad y la indignante ostentación de la miseria. El descontento y la confrontación no son fortuitos: lo incubó el modelo económico que padecemos. Algunos creen que la continuidad es preferible. Algunos, incluso, aseguran que de no ser así se perderá todo. ¿Con qué documentan su pesimismo y sus amenazas? Con invenciones. Con antifaces. Con sarapes. Al decidir su voto, millones de jóvenes e indecisos –a quienes quisiera convencer con esta carta– tendrán que pensar cuáles son los temas prioritarios para nuestro país. Educación de calidad, empleo, justicia y narcotráfico son algunos de ellos, deformados por los tecnócratas en negocio, subempleo, injusticia y criminalidad, respectivamente. El PRI y el PAN –no hay que olvidarlo– son los culpables de este deterioro.

Yo voy a votar por López Obrador; no por el candidato, sino por el político: el único que se yergue frente al salinismo y su perniciosa influencia en la gente de poder. Los adversarios del candidato de la coalición Por el Bien de Todos no son el PAN o el PRI, sino el titiritero: Carlos Salinas; los políticos del país se han doblegado a sus pies y han puesto en práctica sus dictados neocapitalistas. Todos menos Andrés Manuel. Ese es el peligro del que hablan: peligro para los privilegiados y los cómplices del saqueo de los bienes nacionales. Ese es el cambio verdadero. Y es posible en la medida en que nosotros cambiemos y como ciudadanos contribuyamos al desarrollo de México. Hoy con nuestro voto. Un voto, el tuyo, es suficiente para superar la coacción y hacer historia. Eso es lo que necesita nuestra democracia, un giro a la izquierda. Con Andrés Manuel López Obrador. Créelo: vamos a ganar.


Christian Ordóñez Bueno
30 años. Originario de El Oro, México (distrito 3). Ha sido editor, corrector de estilo, bibliotecario, narrador esquizopolitano y empleado de mostrador de una librería y de un videoclub. Estudió la licenciatura en ciencias de la información documental en la Facultad de Humanidades de la UAEM. En 1997 obtuvo el Premio Nezahualcóyotl de Poesía por Caja de resonancia y otros poemas. Actualmente escribe su primer libro y la biografía del artista Harold Winslow Allen (1918-2001). El autor se disculpa por no agregar una posdata sobre el posdebate, agradece a quienes redistribuyan este ensayo narrativo por internet o de mano en mano, y dedica estos razonamientos al personal del Laboratorio de Biología Molecular y Neurociencias de la Facultad de Medicina de la UAEM, especialmente a Rebeca.
Weblog: http://sombrainvisible.blogspot.com
Correo electrónico: christian.ordonhez@gmail.com


Notas
0 Como decir que la selección mexicana de futbol, dirigida por el fanfarrón Ricardo Antonio La Volpe, será campeona del mundo nada más porque sí.
1 Algunos de ellos anti-lópezobradoristas profesionales y furibundos, como los empresarios Vicente Fox, Claudio X. González y Enrique Krauze, y los editorialistas Óscar Mario Beteta, José Carreño Carlón, Jorge Castañeda Gutman («honesto e inteligente», calificaba a López Obrador en noviembre del ‘88), Jorge Fernández Menéndez, Pedro Ferriz de Con, Érick Guerrero Rosas (conferencista del «claustro profesoral» de la Fundación Miguel Ángel Cornejo, al igual que Josefina Vázquez Mota), Pablo Hiriart (director de La Crónica de Hoy, propiedad de Jorge Kahwagi Gastine), Luis Roberto Márquez Pizano, Eduardo Ruiz Healy, Jaime Sánchez Susarrey, Jesús Silva Márquez y, lamentablemente, Luis González de Alba, Ricardo Pascoe Pierce (experretista, experredista, excardenista, embajador de México en Cuba de diciembre de 2000 a octubre de 2002 y candidato a delegado de Benito Juárez por México Posible en 2003), Rogelio Villarreal Macías y Gabriel Zaid.
2 Como suele hacerlo cada vez que se ve en el dilema de votar por sí mismo, prefiere hacerlo por un personaje simbólico: en 1988 lo hizo por Superbarrio Gómez, en ‘94 por Rosario Ibarra, en ‘97 por Carlos Monsiváis y en el 2000 por Pablo González Casanova.
3 Otros títulos donde aparece Andrés Manuel López Obrador son: ¡Que renuncie! (1989), El éxodo y otras quemazones (1992), El gran circo del Fobaproa (1998) y Telecomplot (2004).
4 ¿De dónde vendrá la insistencia de equipararlo al presidente venezolano Hugo Chávez, si no tienen nada en común, excepto –quizás– el ser aficionados al beisbol? ¿acaso, si se les vincula, equivale a una invocación al Diablo, como decir maliciosamente «Juárez» frente a un conservador? Lo mismo han querido hacer sumando a Fidel Castro y Evo Morales, quien –poco antes de asumir la presidencia de Bolivia– declaró que en México tiene dos amigos: Cuauhtémoc Cárdenas –recientemente designado coordinador de la comisión organizadora de las conmemoraciones del 2010– y el subcomandante Marcos (ambos, como se sabe públicamente, férreos detractores de Andrés Manuel López Obrador). Tal vez con quien tenga mayor parecido sea con el presidente de la República Oriental del Uruguay, Tabaré Vázquez, por su liderazgo en la oposición y su gestión al frente de un gobierno capitalino.
5 Es cierto que algunos coordinadores de las Redes Ciudadanas que apoyan a López Obrador trabajaron en el sexenio de Salinas, pero todos ellos rompieron con él, particularmente Manuel Camacho Solís. Con frecuencia esta relación suele empañar una de mayor relevancia: la incorporación de colosistas como Federico Arreola Castillo y Alfonso Durazo Montaño (exsecretario particular de Luis Donaldo Colosio y Vicente Fox).
6 A propósito, su hija, la diputada federal Tatiana Clouthier Carrillo, decepcionada, renunció al PAN en marzo de 2005, ejemplo excepcional de una mujer congruente con sus ideales.
7 En 1992, indignados por la cercanía del panismo con el presidente Salinas, renunciaron a su larga militancia los miembros del Foro Democrático y Doctrinario, algunos de los cuales luego fueron diputados federales por el PRD y funcionarios en el gobierno de Cárdenas, como Jesús González Schmall y Mauro González Luna, y Bernardo Bátiz en el de López Obrador; otros más fundaron el Partido Alianza Social, de orientación demócrata-cristiana.
8 También habría que incluir el surgimiento, aunque en menor medida, del neopanismo en los años ochenta, una influencia embrionaria que fue protagonista casi un lustro después, cuando Fox –un neopanista heterodoxo– consiguió la postulación de su partido (a contracorriente de la cúpula panista, a la cual pertenece Felipe Calderón) y ganó la presidencia de la República. Fue el ingreso de esa corriente empresarial la que desencadenó la renuncia de Luis Calderón Vega –padre de Felipe y fundador del PAN, ubicado en la vertiente religiosa– en 1981.
9 O como bien diría Juan Gabriel: «los que le van al PRD son los del pueblo».
10 Una minuciosa investigación periodística publicada en Proceso, titulada atinadamente Vivir del erario, ensambla todos sus nexos familiares con el poder y permite concluir que el nepotismo es la cualidad –profesada como dogma– del candidato presidencial del PAN. Es conveniente, también, repasar las 5 razones para no votar por Felipe Calderón, argumentadas por Federico Arreola en el número 1 de Eme Equis, página 16, del 6 de febrero de 2006: 1) Por su cuñado, Juan Ignacio Zavala, quien trabajó en la peor PGR de la historia (la de Lozano Gracia, en el sexenio de Zedillo), colaboró con Jorge Castañeda en Relaciones Exteriores (en la que convirtió a un pintoresco intelectual en un estrambótico canciller) y fue uno de los comunicadores principales de Vicente Fox cuando el presidente vivió su más lamentable crisis de imagen. Como tiene «experiencia», ocuparía un cargo relevante en el gobierno si Calderón ganara la elección presidencial. 2) Por su esposa, Margarita Zavala Gómez del Campo. Juan Ignacio, sin duda, sería un problema menor. El problema verdaderamente serio lo representaría la aspirante a primera dama. Sería Marta II, pero como en Hollywood, en esta película el monstruo volvería a las pantallas mucho más dañino y con más poder destructor. 3) Por su hermana, Luisa María Guadalupe Calderón Hinojosa, quien actualmente es senadora, pero quiere llegar a más en el gobierno de Felipillo. 4) Por su hermano Juan Luis Calderón, un burócrata de ligas menores al que ya le anda por llegar a las grandes ligas de la mano del orgullo de la familia. 5) Por nepotista, pues, la gente no debería votar por Felipe Calderón (...)
11 Para revisar la vergonzosa participación de Calderón, recomiendo la entrevista a Gabriel Reyes Orona, exdirector jurídico de los fondos Bancario para la Protección al Ahorro (Fobaproa) y de Apoyo al Mercado de Valores (Fameval) y exprocurador fiscal de la federación: http://www.jornada.unam.mx/2006/06/06/003n1pol.php, o el libro: Fobaproa, expediente abierto (Grijalbo, 1999), de Andrés Manuel López Obrador.
12 Por último, un tema no menos importante, sobre el financiamiento de las precampañas: ¿de dónde provino el excesivo gasto publicitario del senador Enrique Jackson y los gobernadores presidenciables del PRI? ¿fue el desvío de recursos públicos o la soga al cuello tendida por gente adinerada, especialmente la de los medios masivos? En ese sentido, Andrés Manuel no está atado a ningún empresario o mafia que comprometa su independencia para gobernar.
13 Algunos textos del Sc. I. Marcos en internet: http://www.jornadasinfronteras.com/articulistas/marcos.html y http://www.rebelion.org/mostrar.php?tipo=5&id=Subcomandante%20Marcos&inicio=0
14 En el estado de México ya lo vivimos en el 2005: obstinado por lograr en las urnas una aplastante victoria que afianzara su precandidatura, Arturo Montiel impuso a su sucesor (Enrique Peña, uno de sus hombres cercanos, por si fuera necesario –como lo es– el encubrimiento), primero en el PRI, y luego gracias a una costosa campaña publicitaria apoyada, además, ilegalmente con los recursos económicos, humanos y materiales del Programa de Regionalización del gobierno estatal. Las autoridades electorales cerraron los ojos ante los reclamos, pero ocho meses después los electores exhibieron el espejismo y la votación del PRI se desplomó.
15 Curiosamente, hay dos políticos que fueron cercanos colaboradores de Carlos Madrazo y que en la actualidad son contrincantes: Juan José Rodríguez Prats (en el PAN) y José Agustín Ortiz Pinchetti (en el PRD); el primero, candidato a gobernador de Tabasco en 1994; y el segundo, consejero ciudadano del IFE entre 1993 y ’96, al igual que Santiago Creel Miranda, quienes –junto a Juan Molinar Horcasitas y el entonces secretario general del PAN, Felipe Calderón– exigieron la remoción de Roberto Madrazo, lo que –por desgracia, como se sabe– no prosperó.
16 Si bien Madrazo pidió licencia como gobernador para contender por la candidatura presidencial del PRI –obtenida por Francisco Labastida–, él era quien realmente gobernaba en Tabasco, y tuvo el descaro de volver al puesto que literalmente compró. A la postre Manuel Andrade –su candidato– tomó posesión tras unos nuevos comicios.
17 Veinte días después, Vicente Fox (el estadista) dio marcha atrás al embrollo que él mismo incitó, atendiendo más a las opiniones de los analistas en el extranjero que a las voces en México pidiéndole rectificar.
18 De los 49 senadores del PRI y del PVEM que aprobaron la Ley Televisa, 17 de ellos se van a presentar a la elección de diputados como candidatos plurinominales por la Alianza por México (en el caso de los uninominales se indica el distrito electoral correspondiente y también, entre paréntesis, a los parásitos del Partido Verde): Ricardo Aldana Prieto, Joel Ayala Almeida, César Camacho Quiroz, Sara Castellanos Cortés (PVEM), Carlos Chaurand Arzate, Araceli Escalante Jasso, Emilio Gamboa Patrón, Yolanda Eugenia González Hernández (dtto. 6 de San Luis Potosí), Jorge Emilio González Martínez (PVEM), Mariano González Zarur, Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, Gloria Lavara Mejía (PVEM), Arely Madrid Tovilla, Víctor Manuel Méndez Lanz (dtto. 1 de Campeche), Martha Sofía Tamayo Morales (dtto. 5 de Sinaloa), Verónica Velasco Rodríguez (PVEM) y Héctor Vicario Castrejón (dtto. 6 de Guerrero). En cuanto al PAN, 14 de los 31 senadores aparecerán de nuevo en las boletas: Micaela Aguilar González, Gerardo Buganza Salmerón, Gustavo Cárdenas Gutiérrez, Benjamín Gallegos Soto, Addy Joaquín Coldwell, Jeffrey Max Jones Jones (dtto. 7 de Chihuahua), Héctor Larios Córdova, Lydia Madero García (dtto. 5 de Tamaulipas), Carlos Madrazo Limón, Jorge Rubén Nordhausen González, Juan José Rodríguez Prats, Demetrio Sodi de la Tijera (DF), Víctor Manuel Torres Herrera y Jorge Zermeño Infante.
19 Con pulcritud, Sabina Berman hace un extenso repaso a su vida en Letras Libres: http://www.letraslibres.com/index.php?art=11292
20 Es importante saber que los resultados de las encuestas dependen de quién las paga y qué efecto buscan con su publicación; más aún, desenmascararlas: Arcop, de Rafael Giménez, es una encuestadora que trabaja para el PAN desde los años noventa; GEA-ISA tiene como accionista a Jesús Reyes Heroles González-Garza, secretario de Estado con Zedillo y promotor de la candidatura de Calderón, y BGC tiene como socio a Ulises Beltrán, el encuestador de cabecera del omnipresente Salinas.
21 Villanos de ocasión: en el ’88, para frenar su popularidad, los priistas tabasqueños decían que eran nicaragüenses los asesores del frentista López Obrador. Dieciocho años después, los panistas denuncian la asesoría del gobierno chavista a la coalición Por el Bien de Todos e inventan rumores por doquier, aunque las únicas pruebas existentes sean en su contra: Calderón se reunió con exguerrilleros centroamericanos y es aconsejado por asesores de Aznar y el Partido Popular (un internacionalismo recíproco: Armando Enríquez Flores, presidente municipal de Toluca con licencia y candidato a diputado federal por el PAN, viajó a Venezuela para secundar a los opositores de Hugo Chávez).
22 Consúltense los comentarios de León Bendesky al plan económico de Andrés Manuel López Obrador: http://www.jornada.unam.mx/2006/06/05/027a1eco.php (nótese que se trata de un análisis económico y no de política-ficción)
23 Aunque a veces el panorama es desalentador (Chiapas, Hidalgo o Tlaxcala), y los tránsfugas (apenas en octubre pasado, Roberto Campa Cifrián era priista) y los dinojuniors (Marco Antonio Peyrot, hijo del secretario de Marina, en el PAN; y Claudia Corichi, hija de la gobernadora de Zacatecas, en el PRD) acaparen las candidaturas, siempre habrá alguien por quien valga la pena sufragar: Edmundo Cancino Gómez, por ejemplo, si mi distrito electoral fuera el 35 del estado de México.
24 En esta ocasión los chivos expiatorios han sido el excoordinador de proyectos de la dirección jurídica del IFE y el exdelegado estatal de la Secretaría de Gobernación en Tamaulipas.
25 Aunque sí me preocupa esta aberración llena de exgobernadores panistas y priistas, y personajes como Santiago Creel (¿su pase al club de los intocables?), Ramón Muñoz Gutiérrez (jefe de la Oficina de la Presidencia para la Innovación Gubernamental), Jorge Mendoza Garza (vicepresidente de información de TV Azteca) y Carlos Romero Deschamps. Lo peor es que las últimas encuestas indican que el PRI tendrá mayoría en ambas cámaras. Lo bueno es que no pasará lo mismo en la presidencia (¿Tú le crees a Madrazo? Yo tampoco), así se haya sumado a la Alianza por México el ala campesina de Alternativa.

María dijo...

yo por eso voy a votar por mi abuelita...

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Agradezco mucho la participación de María, Luis David, Hilde, Ícaro, la Doctora Ruth, Colibrí, Tlacuiloco y Christian (de este útlimo pido que todos leamos todo su texto, cuyas observaciones son puntuales y nos recuerdan cosas que se olvidan en el calentamiento y la vehemencia de nuestras expresiones). Cada una de sus palabras me ha enriquecido más de lo que se imaginan.

Ahora, veamos. Según esta encuesta disfrazada de polémica, el resultado es el siguiente:

López Obrador: 7 votos
Felipe Calderón: 1 voto
La abuelita de María: 1 voto

Esperamos que haya una segunda vuelta entre Felipe Calderón y la abuelita de María para ver quién se va por los refrescos.

The Root Doctor dijo...

Christian, leer con cuidaddo tu largo post me ha ayudado mucho a razonar mi voto. Ahora sí estoy seguro, voy a votar por Calderón. Gracias.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Ruth:

He leído con cuidado tu cortísimo post y me ha ayudado mucho a enojarme. Lo mismo me hiciste con el artículo de Julio Boltvinik: no lo rebatiste, simplemente lo descalificaste. En la elegancia de tu estilo para responder con ironías se cifra tu desprecio hacia el pensamiento de los otros. Ahora sí estoy seguro: mi voto es para la abuelita de María.

Jerry Damage!! dijo...

En Guerrero vamos por la victoria, ¡AMLO presidente!

La materia FECAL no nos ensuciara...

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Sí, Ruth, esta noche nos besaremos en Ruta 61, porque -a fin de cuentas- el amor es más grande que nuestra diferencia de percepción de la realidad.

Hago de nuevo el conteo, pues el anterior fue mal hecho:

Andrés Manuel López Obrador: 5 votos
Abuelita de María: 2 votos
Felipe Calderón: 1 voto
Indecisos: 2

Es decir que, si somos un muestra representativa (que no lo somos), el Peje ganaría con 50% de la votación. Sin embargo, las palabras de los dos indecisos me permiten pensar que mañana se inclinarán por AMLO, lo que permitiría un aumento hasta el 70%.

Fuera de bromas, sólo pido una cosa a todos, si es que de veras apoyamos la democracia (mientras la humanidad encuentra un sistema mejor para que las personas convivamos en paz), RESPETOS LA DECISIÓN DE LA MAYORÍA, así no nos guste dicha decisión. Y respetarla implica no cometer la arrogancia de decir ¡Bah, la mayoría de la gente es tonta!

Hace seis años, la derrota de Cárdenas me dio tristeza (porque fue mi candidato), pero guardé silencio y acepté la decisión de la mayoría a favor de Fox, durante cuyos seis años no pronuncié ningún tipo de ofensa contra su persona.

Ojalá, Ruth, el grupo de la sociedad cuyo candidato no gane la presidencia, ojalá, digo, tenga la nobleza de jalar parejo.

Y ojalá los medios de comunicación aprendan a distinguir entre la libertad de expresión y las mentiras, las burlas y los insultos (sigo muy enojado con todos los medios de comunicación que caricaturizaron a Fox y a su esposa por sus defectos físicos).

The Root Doctor dijo...

Ojalá, Agustín. Ojalá.

Alejandra dijo...

Mi queridisimo Tino, (aunque nunca me lo creas) mi amadisimo tino, estoy, y no estoy de acuerdo contigo, no estoy de acuerdo con el "Sonrie, vamos a perder", ¿perder?, pierden los que no votan, pierden los que siguen pensando que el PRI es la solucion a los problemas que ironicamente el mismo PRI creo, pierden los que ven un comercial con "dibujitos" y dicen: "ya vistes, calderon si nos entiende, nos pone la politica facil", incluso pierden los que van a votar por el Peje porque "esta de moda" y no porque crean en lo que propone; No pierdas antes de participar, no pierdas antes de competir, yo se que para ti, por haber luchado tantas veces y haber sonreido antes de la derrota, veas lejano este triunfo, estoy de acuerdo contigo en este cansancio, pero, ¿y nosotros?, nosotros los jovenes,los que votamos por primera vez para presidente, no nos subestimen, si, nos han enseñado, a base de 6 años de primaria, 3 de secundaria y 3 de prepa, que nosotros no contamos, que nosotros no importamos, porque no debemos pensar, porque no debemos razonar, pero tambien, somos los estudiantes que nos enseñaron en las clases de historia que el PRI es lo peor, que el PRI es un asco, eso nos enseñaron, no nos consta, no lo vivimos, pero nos lo enseñaron, somos los jovenes que si nos importa el pais, claro no todos, pero ¿por que dejar que las minorias gobiernen a las mayorias?, y me refiero como minorias a los ignorantes por decision, a los guanabis, pero no confundamos el termino "guanabi", guanabi no es quien quiere "ser algo mas", es quien quiere ser algo mas a costa de lo que sea, pisoteando a quien sea, esas minorias no deben gobernar, los que debemos gobernar somos los otros que queremos ser algo mas, y que queremos que TODOS sean algo mas, y la unica manera de gobernar es votando, votando por lo que creemos y si esta vez no somos suficientes pues no seguiremos multiplicando, porque existimos, porque no somos los hijos de alguien nadamas, y digan lo que digan, el domingo...YO SI VOY A VOTAR POR ANDRES MANUEL, y si voy a sonreir, voy a sonreir por sentirme parte de la historia, voy a sonreir por participar en la historia.

El Blues de la Estufa Divina dijo...

Alita de Pollo:

Te mando un beso. Seguramente tus papás te manda muchos besos. Y seguro que tu Tía Ruth también te manda un beso lleno de cariño.

The Root Doctor dijo...

Sr. Stromberg Carson:
Ya tuve tiempo de leer el artículo del señor diputado Boltvinik. No lo voy a descalificar, nada de eso. Lo voy a calificar. Me parece retórico, maniqueo y parcial. No se trata de un artículo periódistico, sino de un panfleto que utiliza el socorrido método de simplificar la realidad en dos polos opuestos con el propósito de pontificar. Y no se enoje, por favor. El texto de Boltvinik, debe usted aceptarlo, es el acto de campaña de un diputado con una agenda, la de de su partido.
El señor Bolvinik, comienza oponiendo dos visiones de la economía, la neoliberal y la, como él la llama, la "economía moral". Me parece bien, la izquierda mexicana necesita comenzar a definir las categorías de su discurso ideológico. Y la derecha tambíen, por supuesto. Me hubiera encantado, incluso, escuchar a los candidatos debatir con este tipo de conceptos en vez de las alusiones personales, descalificaciones y conatos de modelos políticos que exhibieron. El artículito se convierte en panfleto cuando el diputado opone los gobiernos de Fox y el DF. Es ahí cuando empieza de nuevo el tema de los buenos contra los malos. ¿De verdad te parece que el gobierno de López Obrador "gobernó" a partir de un módelo socialista bien definido? Y entrecomillo la palabra gobernar porque creo que Don Andres Manuel (le digo don para que veas que lo trato con respeto) por estar en campaña todo el tiempo dejo de gobernar. Le delego esta importantísima función a funcionarios burocráticos, ladruenzuelos y, si no me equivoco, también a su chofer. Pero en fin, no quiero continuar hablando de este artículo, no pretendo competir por el post más largo con Christian Ordoñez.

Besos y abrazos, para todos. Particularmente para Tlacuiloco, que empieza a cantar ¡fraude! ¡fraude! cuando las casillas aún han sido montadas.

Tlacuiloco dijo...

Jerry y Alejandra son, junto con su madre, las alegrías de mi vida.
Desde aqui los saludo y les mando muchos besos.
Este post y todos sus comentarios me han permitido, entre otras cosas, reafirmar el orgullo que tengo por ser el hermano gemelo de Agus.
No solo es inteligente, talentoso, creativo...es sobre todo una persona noble. A veces ,por lo mismo, algunos abusan de el. Para algunas personas es muy divertido verlo enojado. Que pena...pero ni modo.
Christian, yo si lei tu texto...Me parece excelente.

The Root Doctor dijo...

Por supuesto, le mando un beso grande a Doña Alejandra y otro más a María, por su promesa de votar por mi mamá.

Tlacuiloco dijo...

Nota:
eliminé uno de mis comentarios. Si alguien lo leyo y lo recuerda...olvidelo.

The Root Doctor dijo...

Ale:
Gracias por explicarme que es un guanabí. "Guanabi —dices— no es quien quiere "ser algo mas", es quien quiere ser algo mas a costa de lo que sea, pisoteando a quien sea". Ya entendí. AMLO es un guanabí. ji guanabí president nou mater juat, nou mater ju, nou mater uich institushion or lo disrtrois.

Dog_save_us_from_God dijo...

Santo Dior, tengo dolor en el cuello de leer el partido de ping pong. Gracias a todos, me han dibujado una sonrisa en el rostro, espero que los hechos de mañana no me la alteren.
Voy a festejar el resultado, espero que el triunfador, por una gran mayoría sea el Señor Licenciado Andrés Manuel López Obrador; pero si mis dones de prestidigitador fallaran, deseo que que triunfador, sea quien fuere (incluso el Dr. Simi o la abuelita de algún participante) lo sea por un margen que no permita el espacio para la sospecha.

Deseo que el proceso electoral finalice con "Fair play", quiero volver a saludar a mis vecinos, a mis amigos, y algunos familiares, quiero que dejen de verme con rencor, quiero sentir la calidez de su saludo, como era antes.
Independientemente de quien nos gobierne, los ciudadanos volveremos la mañana del lunes a realizar las actividades que permiten que este pais subsista y que generan los haberes necesarios para pagar a quienes intentan hacer verdadero el encono entre nosotros. Ganadores o perdedores, debemos reir, que es una buena terapia para afrontar nustras realidades.

He dicho, Moet & Chandon para la tarde, el gran pretexto; AMLO, estan invitados todos, incluso los seguidores del Lic. Felipe Calderón Hinojosa.

Saludos sonrientes a todos.

Tlacuiloco dijo...

Alita, hija:
No le hagas mucho caso al Root Doctor. Es un excelente guitarrista, pero su deporte favorito es llavarle la contraria a la gente que quiere. Y a ti te quiere mucho, asi que mucho te llevara la contraria. Y estoy seguro que se rie de sus travesuras.
Asi se le quiere, que le vamos a hacer.

Tlacuiloco dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Tlacuiloco dijo...

Y miren lo que paso....¿si llegan a entender lo que paso?...o tal vez debamos darle un premio de honestidad a Ugalde. O tal vez debamos sentirnos orgullosos de la manera en que se comporto y se sigue comportando calderón y sus dueños.
Miren lo que paso...y lo que esta a punto de concvretarse.
Ah. que orgullosos se deben sentir.
Futa que pinche asco...el olor es nauseabundo.
Mi amiga "Diana Zen" lo resumio con coraje: "pinches sabandijas"
Y mi amiga Hilda, ni siquiera podia tragar saliba...solo lloraba quedito.
Que verguenza...

Tlacuiloco dijo...

Y, asi como el "articulito" de J. B. probablemente el discurso de Fernando del Paso en el Zocalo es un "discursito"..
Estuvimos en el Zocalo. Mis hijos me pideron asistir en representacion suya, me fui acompañado de queridos amigos, Luis David, gaby, Hilda, Diana Zen, Gabriela, Rovan, Maru, los papas de Hilda, Ivan, Gustavo y otros mas,
todos muy encabronados, pero termino en fiesta.
Despues de asistir a la asamblea, despues de sentir, no se, algo que me hace llorar. Despues de estar cerca, no de los del templete, si no de personas que ya estan hasta la madre de esto, nos fuimos a "La Buenos Aires" a seguir platicando y discutiendo, a seguir desahogando esta rabia (no por la derrota, porque eso esta por verse) si no `por la mierda de instituciones y la mierda de panistas fantoches.
p.d. los fraudes se preparan. En este caso, por supuesto que mucho antes de instalar casillas. Y la sociedad se da cuenta, y los denuncia y lo canta. Y a pesar de eso decidimos participar. Porque estamos en nuestro derecho.

Tlacuiloco dijo...

Contrataque:
Al saber que Elena Poniatowska apoyaba a Lopez Obrador, y despues de muchas deliberaciones, encontraron con que enfrentarla: El chapulin colorado.
Contra el apoyo de Octavio Rodriguez Araujo: a Carlos Hermosillo.
Y ahora, al enterarse del discurso de Fernando del Paso, buscaron entre sus mas caros ideologos y lo encontraron: Carlitos Espejel.
Felicidades a todos aquellos que votaron por Calderón, deben estar orgullosos. Esa es fuerza, esa es inteligencia.

Anónimo dijo...

No Pueden ni Deben Ignorarse sus Antecedentes El Cuauhtémoc del Mañana
* Ocupó 2 Puestos Públicos Simultáneamente
* Deficiencias Administrativas y Contables
* Desapareció por ley al Consejo Universitario

El Cuauhtémoc del mañana no puede ser sino el Cuauhtémoc de ayer. En eso por lo menos parece ser congruente y será, desde luego, absolutamente congruente y será candi¬dato del PRD a ocupar nada menos que la presidencia de México, "El Cuauhtémoc de ayer" es el represen¬tante del nepotismo que practicó en cuanto puesto público llegó a través de elección po¬pular o sin ella. "EL Cuauhtémoc de ayer" no tuvo empacho en ocupar simultáneamente dos puestos públicos, dos nombramientos incompatibles entre sí "El Cuauhtémoc de ayer" incurrió en graves deficiencias administrativas y contables durante sus diferentes cargos oficiales. "El Cuauhtémoc de ayer" abandona en La Insolvencia a varias dependencias que le había sido encomendadas. "El Cuauhtémoc de ayer" otorgó canonjías a parientes, tíos, primos y amigos como sí el patrimonio del Estado fuera de su propiedad. "El Cuauhtémoc de ayer" atrasó marcadamente el desarrollo educativo de Michoacán cuando prohibió la Instalación de unidades profesionales de la Universidad La Salle y el Instituto Tecnológico I de Monterrey. "El Cuauhtémoc de ayer" emitió decretos de congelación de rentas que se tradujeron en una elevación sustancial de los precios de arrendamiento de vivienda, frenó la construcción de casas habitación y estimuló LA aparición de invasiones y asentamientos humanos irregulares en los principales centros urbanos de Michoacán. "El Cuauhtémoc de ayer" decretó una ley que desapareció el Consejo Universitario, provocó una prolongada huelga estudiantil y laboral, así como la designación de rectores paralelos, es decir, le dio cabida indiscutiblemente al CAOS académico al final de su mandato "El Cuauhtémoc de ayer" congeló las tarifas de transporte urbano de pasajeros que, al privar debido mantenimiento a los autobuses en razón de la descapitalización natural, hizo de la ciudad de Morelia una urbe con las mismas dificultades de transportación que una del África septentrional. "El Cuauhtémoc de ayer" dio de baja a catorce de dieciséis magistrados designando a los nuevos funcionarios Judiciales con arreglo al nepotismo y a la cercanía política. "El Cuauhtémoc de ayer" aumentó sustancialmente el gasto corriente mediante la expansión del aparato burocrático, I la creación de un mayor numero de puestos de nivel superior y el incremento del sueldo y prestaciones de los funcionarios. "El Cuauhtémoc de ayer" recaudo Todo fondos para adquirir instalaciones de la petroquímica secundaria depositando los recursos aportados de buena fe por el público en cuentas partícula rea, cuyo destino se desconoce. ¿Qué tal "El Cuauhtémoc de ayer"? ¿Por qué ha de ser distinto del de mañana? Si "El Cuauhtémoc de ayer" disfrutó practicó el nepotismo, no tuvo empacho en ocupar dos puestos públicos incompatibles simultáneamente incurrió en malos manejos administrativos y contables, abandonó quebrados organismos paraestatales, atraso educativamente a Michoacán desquicio la estructura de precios de arrendamiento de vivienda, provoco invasiones y asentamientos humanos Irregulares, ocasiono huelgas estudiantiles y caos académico. Inutilizo el sistema de transportas de Morelia, designo arbitrariamente funcionarios Judiciales para asegurar su incondicionalidad DESEQUILIBRO las finanzas publicas del estado al expandir el aparato burocrático incrementando desproporcionada mente los sueldos y recaudo fondos de particulares, cuyo destino bien valdría la pena conocer, no es difícil en este caso suponer cuál será la suerte de la ciudad De México si un candidato con semejantes debilidades morales, administrativas e incapacidad política. Llega a ser nada Menos que Jefe del Departamento del Distrito Federal nadie que vaya a emitir su voto a favor de Cuauhtémoc Cárdenas puede NI debe ignorar SUS antecedentes públicos para estar en condiciones de elegir responsable a la persona que habrá de conducir el destino de esta gran urbe, la cabeza del país, que de venirse abajo por Incapacidad, ausencia de previsión, intolerancia, apatía, negligencia o terquedad o todos sus elementos juntos? podría Ocasionar un severo daño al resto de la nación que contempla atónica la suene política dé la capital de la República.

EL CUAUHTEMOC MAYOR DE EDAD La biografía política de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano tiene tres etapas claramente definidas a partir de su mayoría de edad. En la primera etapa de 1959 a 1969, ocupó cargos públicos en organismos federales. En la segunda a solicitud de su mama fue favorecido por el presidente López Portillo quien en un lapso de menos de tres años lo propuso como candidato a senador lo nombró subsecretario Fores¬tal y de la Fauna e Inclinó el fiel de la ba¬lanza a su favor para que fuera gobernador de Michoacán. La tercera etapa de 1987 a 1997 es la lucha desesperada y vió¬lenla para que se le sean reconocidos sus derechos de heredero de la Presidencia de México. Como detalles personales de su personalidad valdría la pena no perder de vista que el Cuauhtémoc de hoy se hizo re¬tratar con Marcos en la selva chiapaneca. Más aún. Durante la visita del Papa Juan Pablo II a México. Cárdenas pidió que aquél fuera expulsado del territorio nacio¬nal por considerarlo un extranjero inde¬seable. ¿Qué tal? ¿Ya se le olvidó lo ante¬rior a este hermoso pueblo sin memoria?.

CUAUHTEMOC Y EL NEPOTISMO Cuauhtémoc, como beneficiario directo del nepotismo, fue secretario del Comité Técnico del Rió Balsas de 1959 al 62. Más tarde, fue director de Estudios de la mis¬ma comisión. Simultáneamente fue nom¬brado en 1964 residente de la construcción de la presa "La Villita". Obra que fuera a cargo de la CFE. Este doble nombramiento de director y residente, es decir, el ejer¬cicio de dos empleos al mismo tiempo le reportaron evidentes ventajas lucrativas al joven Cárdenas. También se desempeño como subdirector de la Siderurgica Las Truchas, CUAUHTEMOC ADMINISTRADOR Cuando Cuauhtémoc Cárdenas fue director del Fideicomiso Lázaro Cárdenas se registraron graves deficiencias administrativas y contables, al extremo de que no fue posible conocer el monto y distribución de las inversiones que se realizaron, en virtud de no existir la do¬cumentación suficiente para apoyar las operaciones realizadas, según consta en diversas auditorias practicadas por di¬versos despachos de profesionales. El in¬geniero Cárdenas debería explicar ante la opinión pública si es que es cierto que se cobraron obras de almacenamiento de agua sin haberse éstas aparentemen¬te ejecutadas. El fideicomiso quedó insta¬lado en el caos a su salida ya que tam¬poco se ha podido precisar el número, tipo y localización de las obras, pues los contratos no establecen lugar donde se efectuarían ni se proporcionó informa¬ción sobre la terminación de las mismas. ¿Qué pasó con el dinero y las obras? El electorado se merece una explicación. Como un detalle adicional de su ges¬tión como administrador, el fideicomiso a su cargo no pudo cumplir sus adeudos ni con Nafinsa ni con Banobras. El es¬tado de insolvencia fue total. ¿Qué tal su papel como administrador?

CUAUHTEMOC Y EL NEPOTISMO Siendo director del fideicomiso antes citado otorgó un contrato de maquila al señor Francisco Batel, suegro de Cuauhtémoc Cárdenas, por un total de casi dos millones ochocientos mil pesos, de los cuales el propio señor Batel presentó recibos sin requisitos fiscales, es decir, documentación hecha sobre la rodilla, inútil para efectos tributarios y particularmente útil para efectos defraúdantes. Además de lo anterior renovó una concesión a su abuela Albertina Bravo viuda de Solórzano para disfrutar 6,000 metros cúbicos de madera de oyamel. Extendió permisos de aprovechamiento forestal a tíos y primos como el caso de la com¬pañía maderera La Guadiana por un pla¬zo de 20 años cuando la ley solamente autorizaba diez... Otorgó facilidades ad¬ministrativas a Clotilde Solórzano Bravo, a Lázaro y Cuauhtémoc Cárdenas Bravo y a Virginia, Victoria y Susana Solórzano Bravo para explotar los predios "El Ci¬prés" y "Huirimangatío", así como be¬neficio a su propia madre y a Alejandro Solórzano mediante la entrega del predio Los Ajolotes en el Municipio de Hidalgo. ¿Cómo olvidar además la venta de dos hectáreas de terreno en el lugar denominado playa Eréndira, en el Municipio de Lázaro Cárdenas, Michoacán, nada menos que a su mamá doña Amalia Solórzano viuda de Cárdenas? ¿Más? ¿Toda vía más? Cárdenas no sólo vendió a su mamá importantes cantidades de Terreno a través de maniobras poco claras sino también a su suegro el señor Fran¬cisco Martins Batel, quien es poseedor de casi siete mil metros en la misma playa, al igual que Celeste Batel de Cárde¬nas, su esposa, posee un predio de doce hectáreas denominado Las Lagunas en el municipio de Lázaro Cárdenas. I Por si fuera poco lo anterior cuando Cárdenas fue gobernador nombró a Jor¬ge Solórzano, su primo, como director de la Casa de la Artesanías; a Sergio Bátiz Solórzano, también su primo, como se¬cretario de Programación y Presupuesto de la entidad y amigos incondicionales como Jesús Oregel, como jefe de com¬pras del Gobierno del Estado. CUAUHTEMOC GOBERNADOR Promulgó una ley estatal de educación para frenar el crecimiento de plante¬les escolares propiedad de particulares vinculados a la Iglesia católica, como si hubiera una sobreoferta de aulas y pupi¬tres en Michoacán y en el resto del país. ¿Qué tal cuando prohibió que la Univer¬sidad La Salle y el Tec de Monterrey se asentaran en Michoacán como si no se supiera que donde hay universidades y tecnológicos de esa naturaleza se dan abiertamente las posibilidades de desa¬rrollo económico. ¿Respuesta? Se opuso a La Salle y al Tec. La ley inquilinaria provocó invasiones y asentamientos humanos en los principales centros urbanos del estado. El Cuauhtémoc gobernador desquició a la universi¬dad, a los transportes, a la administración de justicia y a las finanzas públicas, ade¬más de patrocinar grupos de choque que produjeron un imponente malestar. CUAUHTEMOC MECENAS Valdría la pena preguntarle a nuestro famoso poeta Hornero Aridjis cuál es su opinión después de que fue cesado violen¬tamente por el gobernador Cárdenas después de que éste se negó a realizar el festi¬val internacional de la poesía en Morelia y | le pidió a Aridjis que, a pesar de que los colegas de este último ya estaban en Mé¬xico, volvieran sin más a sus países de ori¬gen. Aridjis cesado, pudo, sin embargo, salvar el prestigio nacional de México apoyado por poetas mexicanos e instituciones que coadyuvaron a la realización del evento. El arte y la cultura del Distrito Federal en manos de Cuauhtémoc Cárde¬nas no sería por lo visto muy aconsejable o mejor dicho, nada aconsejable o totalmente desaconsejable.

CUAUHTEMOC INCENDIARIO Los asentamientos irregulares que aparecieron en las ciudades michoacanas de Morelia, Uruapan, Zamora y Lázaro Cárdenas como consecuencia de la ley inquilinaria hizo que surgieran organizaciones radicales como "Tierra y Libertad" o la "Unión Popular Solidaria" que acabaron por desquiciar las finanzas municipales. Como si no fuera suficiente lo anterior proliferaron las casas del estudiante originadas por la invasión de inmuebles de particulares tanto en Morelia como en Uruapan, invasiones que fueron promovidas por la administración cardenista que impulsó a organizaciones estudiantiles como la Federación Nacional, de Organizaciones Bolcheviques a reivindicar a los estudiantes universitarios rechazados. ¿Ya no es incendiario? ¿Y Marcos?

CUAUHTEMOC CONTRATISTA Como fundador y director de la empresa INDE, S.A. y Constructora INDE Conductores, Cuauhtémoc Cárdenas fue contratista de PEMEX en aproximadamente quince importantes contratos en los que destacan la construcción de un gasoducto entre Tabasco y Veracruz; la construcción de una planta de amoniaco en Salamanca, Guanajuato; la instalación de un poliducto de doscientos sesenta y nueve kilómetros entre Zacatecas y Coahuila, otro de trescientos cuarenta kilómetros entre Monterrey y Durango, entre otras plantas hidrodesulfaradoras de diesil y turbosina en Salamanca y Minatitlan, respectivamente. Lo anterior viene al caso porque su padre el general Cárdenas afirmó el 29 de enero de 1967 que "el tiempo aclarará que Cuauhtémoc no es contratista. Ni él ni yo vamos a manchar la ejecutoria de 1934-1940". Todo permite suponer que don Lázaro desconocía las evidencias documentales que acreditan a Cuauhtémoc como contratista. ¿Qué hubiera dicho de él?

DESTRUCCION DE LAS MINAS DE INGUARAN La demolición de las minas de Inguarán municipio de la Huacana donde laboraban más de mil trabajadores, siendo Cuauhtémoc Gobernador de Michoacán les negó per¬misos para continuar trabajando porque eran extranjeros dio manos librea a los obreros quienes se quedaron sin trabajo, dedicándo¬se a destruir toda la unidad habitacional para extraer la varilla y venderla lo mismo hicieron con basculas, albercas y tuberías subterráneas de una a diez pulgadas de diá¬metro emporio de trabajo lo convirtió Cuauhtémoc en ruinas como a la fecha se puede apreciar. Consideran que se requieren alre¬dedor de Mil Millones de pesos actuales pa¬ra volver a recuperar esa empresa. Si Cuauhtémoc es amante del nepotismo, ocupó simultáneamente dos puestos, incurrió en malos manejos administrativos, quebró organismos paraestatales, y atrasó procesos educativos, desquició el arrendamiento de viviendas, provocó invasiones y asentamientos irregulares, ocasionó huelgas estudiantiles y caos académico, inutilizó el sistema de trans¬portes de su estado, patrocinó grupos in¬cendiarios, pasó por encima del poder judicial, desequilibró las finanzas públicas, y mostró hasta la saciedad su incapacidad, su falta de habilidad como gobernante de Michoacán, ¿qué esperan del Cuauhtémoc del mañana quienes piensan votar por él a pesar de sus antecedentes demostrables como funcionario Público? Quien vote por Cuauhtémoc Cárdenas no debe sorprenderse ni por el nepotismo, ni por los malos manejos, ni por la influencia de su madre en los asuntos públicos, ni por la quiebra de paraestatales propiedad del Departamento del Distrito Federal, ni que la ciudad de México se vaya otros cuarenta años para atrás si se vuelve a legislar en materia de rentas congeladas, ni del caos urbano por una parálisis del sistema de transportes de la capital de la República, ni del desequili¬brio de las finanzas públicas del Depar¬tamento, ni de la demagogia ni de la des¬trucción cultural de nuestra ciudad.

Todos tenemos datos para comprobar la gestión de Cárdenas. Todos pueden comprobar sus antecedentes y si a pesar de eso lo favorecen con su voto nadie po¬drá tener derecho a reclamar nada, ab¬solutamente nada. Lo que nos espera es claro y transparente. Sólo esperaremos que la residencia oficial de Los Pinos no aparezca un día heredada a un Cárdenas ya que Cuauhtémoc siempre alegó que por el hecho de haber nacido en ese lu¬gar, por derecho natural y político le co¬rresponde volver por gravedad a dicha residencia.

¿Quién Confiara en los Cárdenas? ¿Necesitaremos más pruebas para saber quién es el Cárdenas del mañana?

Christian Ordóñez Bueno dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Christian Ordóñez Bueno dijo...

Gracias, Agustín, por permitirme alojar el texto de mi voto razonado por López Obrador. Gracias, también, por comentarlo junto con quienes se animaron a leerlo completito y recomendarlo ampliamente.
Vine a darme una vuelta por tu blog y mira lo que me encuentro: un anónimo totalmente fuera de tiempo y lugar: ¿quién no ha visto la caricatura de Cárdenas profusamente reproducida en pancartas en las multitudinarias marchas contra el fraude electoral, y no precisamente para alabar su figura? Aunque dejé de ser cardenista desde hace diez años, no comparto ninguna de las anónimas opiniones que me preceden (tan cercanas al proliferado estilo de «cortar y pegar» de los correos electrónicos). Desde luego, hay mucho que agradecerle al ingeniero en nuestra lucha por la democracia. Pero no entiendo su papel de mezquindad y regateo en la actual contienda electoral, sus reuniones públicas con Madrazo, Mercado y su inoportuno acercamiento al gobierno foxista. Más aún: su ausencia en las manifestaciones de repudio contra la parcialidad del IFE. Sería preferible recordar su contribución como el candidato del 88. Pero, ¿no nos enteramos años después de sus encuentros en secreto con Carlos Salinas? ¿Y de qué nos enteraremos en el futuro acerca de lo que está pasando en este momento histórico, en que decidimos nuestro destino como nación? ¿a la derecha o a la izquierda? Aún no lo sabemos...

Tlacuiloco dijo...

Lo cierto es que no solo no hemos perdido, si no que día con día vamos ganando mas y mas.
De manera que, mi queridisimo hermano,
SONRIE, YA GANAMOS.
esperamos nos acompañes el día 30. Bien sabes que es una fiesta.

Sujetobjetivo dijo...

¿NO SE HAN DADO CUENTA QUE SE ROBARON AL PRD?. El espíritu original del PRD ha sido borrado. Los principios del Ing. Cardenas olvidados. Lo que dignos mexicanos hícieron por la democracia, entre los que se incluye,con cierta ironía, a la Maestra Gispert, madre de Carlos Imaz y suegra de Imanol Ordorica y Claudia Sheinbaum (¿vueltas que dá la vida!). Ahora ha sido secuestrado por los "Panchos villa", los "Pantera", los "Piratas", los Noroña, Imaz, Batres y demás delincuentes, que son los verdaderos "líderes del moviemiento" que sólo han usado al PRD como parapeto. Auténtico Perredistas, unámonos y recuperemos nuestro partido y sus ideales, y entonces sí, podremos sonreir por que ganaremos. Para AMLO, con desdeño (¡traidor!).